LA FOTO DE LA SEMANA

Redacción | Fotografía | Ahí están, mirada perdida, la del miedo que castiga al mundo humano y animal, la peor arma inventada por seres llamados inteligentes a imagen y semejanza de Dios, leíamos en el catecismo católico, cristiano. Están acobardados, hambrientos y buscando con el olfato a sus amos que huyen de los incendios marca española. Nos informan que CUARENTA Y SIETE MIL animales, salvajes y domésticos, han muerto quemados vivos en los incendios incontrolados de este verano, en nuestro país,

el mismo que en la pandemia llenaba los hogares de perros y gatos, porque la soledad consume y derrota, y el silencio es una estrategia demente. Otras ONG creen que la matanza ha superado el medio millón de nuestros hermanos menores. Lo temible es que nos enfrentamos a la más grande crisis climática global de los últimos diez millones de años, evidentemente de las manos del primer hombre y mujer, hasta nuestros días, ya, a fecha de hoy, de los pirómanos de la política, la religión y el poder del dinero.

Si, tengamos otro PLATERO a nuestro lado, algo así como pensaba Juan Ramón Jiménez, tierno y seductor: «Platero se me ha rendido como una adolescente apasionada. Sabe que soy su felicidad. Hasta huye de sus compañeras y de los hombres. Es tan igual a mí que he llegado creer que sueña mis propios sueños. El viento… Platero, que anda, manso, llega lento entre los pinos quemados, brama la dehesa…»

Foto de Félix Cano