«El PELOTAZO FINAL DE LA TRINCA» – J.E. Palmis

  • AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA: BOTANDO LA PELOTA…

Juan Eladio Palmis | Opinión | Cartagena | Y saben que lo pueden hacer desde la Trinca, porque desde que empezaron a abrir y cerrar el cajón de los euros municipales, esa es y fue la verdadera ideología de su piadosa unión política salvadora de Cartagena, han hecho con las partidas económicas lo que les ha dado la gana, sabiendo que meterse en pleitos contra sus abundante irregularidades, al margen de esperar diez años, como muy poco, para que de su visto bueno la justicia murciana, el que lo intente que prepare bien el bolsillo con euros.

Ahora, la Trinca, puestos e impuestos muy por encima de todo posicionamiento que no sea el que los lleve a “estrenar vestido”, hablar finolis, y prometer que van a hacer, están botando la pelota de los pelotazos ante un defalco legal abierto, que, aunque de momento todos los intervinientes, gobierno de Pilar Barreiro, concejalía de Segado, cueva de Alí-Babá llamada Podecasa (millones y millones perdidos sin que nadie reclame nada), no han sido ni reñidos ni políticos ni funcionarios; y, al contrario, todos, o la inmensa mayoría de ellos, caso de Segado, por citar uno, en la cumbre política de la cortijá, bañándose a todo lo largo y a lo ancho en el agua bendita de la piscina corrupta del pepé.

Ercros, que tuvo fábrica en Cartagena, Potasas y Derivados, hace más de veinte años, desde hace unos pocos años, el gobierno actual de la Trinca, comprándole suelo contaminado a la maraña fabulosa financiera construida sobre el suelo contaminado fabril, toda su responsabilidad respecto a la contaminación del suelo donde estuvieron sus instalaciones, por voluntad de la Trinca y los partidos políticos que la sustentan, quedó libre de la obligación de descontaminar Ercrós, y pasó la responsabilidad de descontaminar a los hombros de todos los vecinos de Cartagena, por compra de los terrenos contaminados por parte del ayuntamiento, con el aplauso de todos los partidos o el silencio cómplice que es lo mismo.

Y desde la compra total del suelo contaminado, se pusieron desde la Trinca a votar la pelota en espera de la oportunidad de un pelotazo mil millonario, cerrando el negocio urbanístico ilegal que sigue abierto desde el mandato de Pilar Barreiro.

Y, ahora la trinca, en vez de aceptar el proyecto de descontaminación de los suelos del Hondón propuesto por Ercros, cuyo estudio goza del visto bueno del Consejo Superior Nacional de Energía Nuclear, de la Confederación Hidrográfica del Segura, y demás papeleos. Con una inversión de la citada empresa para descontaminar de cuatro millones y medio de euros (4,5 m.€) y dejarlo libre de toda radioactividad y gases malignos, letales, para la salud de los ciudadanos de Cartagena en general, el hecho de que el suelo limpio resultante de este proyecto de Ercros sea un suelo para uso industrial, zona verde, parque de recreo; pulmón de zona verde, pero no apto para construir viviendas, está trastocando una espera, una inversión fraudulenta de hace unos años, que tuvo un costo millonario en euros para las arcas municipales, que todavía no se han podido cerrar contablemente las partidas, y que en algún momento por la vía de la justicia, más de uno o más de dos, tendrían ya que haber pagado su actuación fuera de la ley.

Pero como en Cartagena la ley está hecha para los ciudadanos, y si escupes sobre el mugre insano y los charcos de meaos de los perros, te multan, en cien manazas de viviendas de varias categorías, dispuestas en el parcelario del ilegal Proyecto de Reparcelación del Plan Parcial del Hondón, pagado por todos los cartagineses, presentado a registro de la propiedad en el año del 2.012, a instancias del propio ayuntamiento, que quería, para aquel entonces, pegar un pelotazo urbanístico en suelo contaminado, creando capacidad para dos mil viviendas, y moviendo cantidad de euros al mejor estilo especulador, sin descontaminar los suelos, porque ellos no se iban a ir a vivir allí.

Y toda y semejante granujería la tuvo que frenar el Registro de la Propiedad, porque ninguna justicia, ningún funcionario, ningún político, ninguna “fuerza política”, le preocupó lo más mínimo la formidable estafa sanitaria y humana que hubiera sido el construir casas sobre suelos radiactivos, a instancias del propio ayuntamiento cartaginés.

Y los próximo al millón de metros cuadrados de suelo contaminado, que por ley hay que descontaminar antes de iniciar cualquier habilitación de los citados suelos, con un gasto millonario y pasándose la ley por el arco del triunfo, el ayuntamiento de Cartagena, aprobó en DEFINITIVA, un Plan Parcial, en el año 2.008, sobre suelo radioactivos con gases venenosos del tipo Radón, y todos los que cometieron semejante delito, y que llevan el dolo del pelotazo dibujado en la frente, los políticos intervinientes han sido premiados en todos los aspectos, y saludados efusivamente por muchos cartagineses.

A modo de reloj de despedida por los enormes servicios prestados a la ciudad de Cartagena, la Trinca no ha movido un dedo, al contrario, está poniéndole todos los palos a las ruedas del proyecto de Ercros, entre otros considerandos por fuera de querer los suelos con uso residencial para compartir el negocio con sus amichis, y porque con Ercros, los dineros de la descontaminación no lo manejan “adecuadamente” la trinca.

¡Y vengan servesicas!

Salud y felicidad sin Otan. Juan Eladio Palmis.

Imagen: Cartagena.es