CRÓNICAS DE LA PROVINCIA DE CARTAGENA – J.L. Sánchez

LA NOVIA Y LA BODA”

José Luis Sánchez Álvarez | Opinión | Cartagena | Si pensábamos que no podíamos ver más, nos equivocábamos y, nuevamente la realidad ha superado a la ficción. Lo de la gobernanza a cualquier precio del PP murciano no tiene límites en estas tierras.

Y curiosamente, es en Cartagena donde escenifican sus más rocambolescos sainetes. Véase la alianza inédita en España de PP y PSOE en Cartagena o el espectáculo de gente que se acuesta un día con una palabra y un escaño y se levanta al otro con otra palabra y una Consejería en el Gobierno regional.

Juegan con que, aparte de que tenemos la memoria flaca, estamos desencantados y cansados de la clase política, de ellos, a los que vemos como un mal menor necesario, al que hay que aguantar para poder seguir viviendo en una sociedad que ya no se escandaliza por nada, ni tan solo se sonroja. Como mucho, y como única reacción, es capaz de sacar algún chiste.

Y ahora, después de 40 años infra financiados para construir el sueño de unos pocos, criando un monstruo que año tras año se traga el 70% de los recursos regionales. Después de 40 años en los que se envenenó la sierra minera con metales pesados, las afueras de Cartagena con balsas de ácido y tierras radioactivas o todo el Campo de Cartagena con el “Agua para todos” que ya nos sale por las orejas, y con él, el Mar Menor, muerto a base de nitratos, fosfatos y vete a saber qué más. Y ahí siguen envenenándolo. Todo ello, para aportar más de un tercio del PIB de la región a las arcas que luego reparten ese (70%-1./ 30%-44.) Ahora… van y vuelven a decir que contemplan con agrado la “creación” de la provincia de Cartagena.

Señor Miras, señora Arroyo, esto ya lo dijo Pilar Barreiro o Ana Belén Castejón o Ramón Lui. También lo han dicho otros, pero con más vergüenza y de alguna manera, aunque desde Murcia se les tachasen de locos, cumplieron sus promesas; Vallejo, Escudero.

Antes de seguir, y para hablar con conocimiento y corrección, les diré que no se trata de crear una provincia, sino de restituirla, dado que en 1799 Cartagena obtuvo el estatus de provincia. A partir de ahí la historia de la provincia es muy turbia, habiendo quien le daba solo cinco años de vida, aunque hayan papeles, aún en la década de 1830 que la nombran como tal. Siendo mayor la extensión de su territorio de lo que ustedes nunca admitirán. También sería mayor el tamaño de la Comunidad de no haber sacrificado a la madre en favor de la hija. Mirando mapas de la época el territorio llegaba a Almansa o Hellín.

Realmente, la desaparición de aquella provincia se debió al carácter cartaginés, pero no a la apatía y la abulia que se ha hecho con la voluntad de las gentes de hoy, quizás de tanta ostia recibida a lo largo del tiempo por las gentes de ayer, para no conseguir nada más que castigo. Sino al carácter luchador e idealista que se enfrentó cada vez que fue necesario al peor rey que ha tenido España, Fernandico “El Felón”

Con la rendición honrosa y con condiciones de Cartagena a los 100.000 hijos de San Luis en 1823 comienza la “Década ominosa” en España y la decadencia de Cartagena, fruto del castigo de Fernando VII que en poco más de un lustro la redujo sensiblemente. Lean en el Atlas histórico de Pascual Madoz. De ahí, se pasó a quitarle casi todas sus diputaciones en 1834 y convertirlas en pedanías de otra ciudad, y a agrupar diputaciones en esa ciudad para hacer un solo municipio más grande, alegar tener la silla del Obispo, aunque de forma fraudulenta, o la centralidad en el territorio, para obtener la capitalidad de una provincia que desde entonces se ha hecho cada vez más pequeña. Hundiendo definitivamente la aspiración de Cartagena a ser una de las capitales del Mediterráneo que como Barcelona, Tarragona, Castellón, Valencia, Alicante, Almería o Málaga, no se encuentran el centro de la provincia.

En definitiva, y para que quede claro, Cartagena no es provincia por un castigo de un rey absolutista y anticonstucional que no encontró aquí lo que sí encontró allí. ¡Hasta dos estatuas tuvo!

Y ahora, señor Miras y señora Arroyo, puestos en antecedentes, como humilde ciudadano de Cartagena he de pedirles que no mareen más la perdiz. Si ven con agrado, e incluso han oído algo de los beneficios para toda la Comunidad autónoma, de una biprovincialidad que los cartagineses llevamos en la sangre. ¡Háganlo ya! Abran ese melón, el del debate donde se debaten estas cosas, escuchando a los señores de 2es+ y a expertos. Den los primeros pasos para resolver un problema que incomoda a miles de ciudadanos. Un debate que no se puede «desechar o negar desde la irracionalidad o sin haber estudiado bien la propuesta» según sus propias palabras, Sr. Miras.

Ha llegado la hora de hacer cosas, no de prometer hacerlas, o… ¿creen que nos vamos a dejar engañar de nuevo? ¿O nos vamos a rendir a chantajes electorales?

No, ya no. Sabemos que lo que la novia no vea antes de la boda…

No más “guiños”. Hablemos de restituir la Provincia con los dos ojos abiertos, que todos lo veamos. No más “prometer y prometer hasta meter, y una vez metido, se olvida lo prometido”.

«Yo veo con agrado – dice usted Sr. Miras- esa posibilidad, (la de la Provincia) aunque les diré también que el camino que tenemos todavía por recorrer es largo» Y yo le digo que, si no se empieza a andar, nunca llegaremos. Y que mejor hoy que mañana. Es tan poca la credibilidad que ha quedado en este tema de la Provincia, de la palabra de un político, que tan solo caben hechos, y contundentes, como la apertura de ese dialogo en La Asamblea antes de pedir nada, y menos votos.

Mientras seguimos esperando el momento de ver nuestra voluntad representada y respetada en la Asamblea regional en Cartagena. Salud y Felicidad desde Cartagena de Levante.

Un comentario en “CRÓNICAS DE LA PROVINCIA DE CARTAGENA – J.L. Sánchez”

  1. Fernando VII encargo hundir la única ciudad no conquistada por su» héroe » Napoleón,pero el censo electoral que existía minuciosamente por el obispado de la Santísima provincia de Cartagena durante más de 300 años era el sistema administrativo existente fue ocultado por el conde de Floridablanca .El motivo era que el plan administrativo de provincias de su amigo íntimo amigo Javier de Burgos acepto ,contemplaba que sería capital la ciudad con más habitantes.En aquella época Cartagena tenía 2000 habitantes más que Murcia

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.