LA APARICIÓN DE SAN GINÉS DE LA JARA – J.L. Sánchez

Muy contentos con la aparición de la campana de San Ginés de la Jara ¡parece un milagro!

Contenido Relacionado:

José Luis Sánchez Álvarez | Patrimonio | Cartagena | Y eso es lo que ha sido; un milagro. Es decir, algo que ocurre y que no tiene explicación a los ojos humanos de muchos de nosotros, pecadores. O como dice la RAE: Suceso extraordinario y maravilloso que no puede explicarse por las leyes regulares de la naturaleza y que se atribuye a la intervención de Dios o de un ser sobrenatural.

Porque resulta muy difícil de comprender cómo, si el SEPRONA tuvo delante la campana hace más de cuatro años, esta, la campana, no fue hallada hasta la semana pasada. Sin duda, alguna fuerza sobrenatural escondió a la vista la campana entonces y hoy, gracias a la intervención de un ser sobrenatural ha aparecido.

Fuente Imagen: Agencias.

Pero como de “milagros” uno, a base de fe, va aprendiendo, voy a compartir otro “milagro” o como creo en ti amable lector, voy a dejar que seas tú quien me diga ¿qué ser sobrenatural va a parecer en la foto con la campana como descubridor de este tesoro?

No reclamo para DAPHNE ningún protagonismo en este hallazgo, aunque lo tiene, ya que para nosotros lo importante es que las cosas se hagan. Con esto nos damos por satisfechos, pero sí que quiero que en posesión de la verdad, reflexionemos de cómo juegan con la información y por ende, con nosotros, las que mañana van a posar para “la fotico” con la campana.

San Ginés de la Jara, talla del siglo XVIII, desaparecida del altar mayor del monasterio.

Por otro lado, feliz de que este pueda ser el primer episodio de recuperación del patrimonio desaparecido del Monasterio. Otro milagro y muy esperado es que; San Ginés se nos aparezca, y no el espíritu de Ginés el franco, sino la talla del siglo XVIII que un día desapareció del altar mayor. Y si a este le siguieran púlpito, confesionario, órgano o retablos, ya sería divino.

Sin duda, es de agradecer que el bronce no cayera en manos del chatarrero y que de alguna manera estuviera custodiada para hoy, aparecer. ¡Quiera Dios que idéntico destino haya compartido el santo! Y que en un futuro no muy lejano vuelva al altar mayor de su casa.

Mientras esto ocurre o no, Salud y Felicidad desde Cartagena de Levante.