La radiación del teléfono móvil «engorda»

Universidad de Lübeck: «Se demuestra la influencia de la radiación de los teléfonos móviles en la ingesta de alimentos»

Redacción | Informe | Social | Los teléfonos móviles se han convertido en una parte indispensable de la vida moderna. Especialmente para los niños y adolescentes, el creciente uso del popular dispositivo de comunicación y juego puede ser problemático a varios niveles.

Científicos de la Universidad de Lübeck descubren la influencia de la radiación de los teléfonos móviles en el metabolismo del cerebro y la ingesta de alimentos.

La radiación emitida por los teléfonos móviles es absorbida en gran medida por la cabeza y, por tanto, puede tener efectos sobre el metabolismo y el procesamiento en el cerebro, entre otras cosas. La Prof. Dra. Kerstin Oltmanns, jefa del Departamento de Psiconeurobiología de la Universidad de Lübeck, y su equipo de investigación estudiaron si podía haber una conexión directa entre la radiación de los teléfonos móviles y la ingesta de alimentos.

Ya se sabía por estudios anteriores que la radiación electromagnética provoca un aumento de la ingesta de alimentos en las ratas. La Prof. Kerstin Oltmanns, junto con la psicóloga licenciada Ewelina Wardzinski, directora del estudio, han investigado, en el marco de un estudio de observación financiado por la DFG y publicado en la revista científica Nutrients, si esta relación también existe en el caso de la radiación de los teléfonos móviles en los seres humanos.

Diseño experimental sofisticado

15 jóvenes fueron llamados en un total de tres veces con un intervalo de dos semanas. En el experimento, las personas de la prueba fueron irradiadas con dos teléfonos móviles diferentes como fuente de radiación o expuestas a una irradiación simulada como control. A continuación, se permitió a los participantes en la prueba servirse un bufé durante un periodo de tiempo determinado. Se midieron la ingesta espontánea de alimentos, el metabolismo energético del cerebro mediante espectroscopia de resonancia magnética (MRS) del fósforo y diversos valores sanguíneos antes y después de la irradiación.

Resultado sorprendente

El equipo de investigación llegó a resultados sorprendentemente claros: La radiación provocó un aumento de la ingesta total de calorías del 22% y del 27% en casi todos los sujetos de prueba por los respectivos teléfonos móviles de prueba. Los análisis de sangre mostraron que esto se debía principalmente a una mayor ingesta de carbohidratos. Las mediciones de MRS mostraron un aumento del recambio energético en el cerebro bajo la influencia de la radiación del teléfono móvil.

Nueva luz sobre el uso del teléfono móvil

El equipo de investigación concluye a partir de estos resultados que la radiación del teléfono móvil no sólo es un factor potencial de sobrealimentación en los seres humanos, sino que también afecta a la homeostasis energética del cerebro. Estos hallazgos podrían abrir nuevas vías para la investigación sobre la obesidad y otros aspectos neurobiológicos. Especialmente en lo que respecta a los niños y adolescentes, la influencia de la radiación de los teléfonos móviles en el cerebro y el comportamiento alimentario que se ha demostrado aquí hará que la investigación en este ámbito se centre más en el futuro.

Fuente: Bionity.com

Original: https://www.mdpi.com/2072-6643/14/2/339/htm

(Wardzinski EK, Jauch-Chara K, Haars S, Melchert UH, Scholand-Engler HG, Oltmanns KM, (2022): Mobile Phone Radiation Deflects Brain Energy Homeostasis and Prompts Human Food Ingestion. Nutrients 14, 339)