CANTAN UN ÁNGEL Y DOCE APÓSTOLES  

REFLEXIONES: Coral Discantus, «Premio Nacional Saavedra Fajardo»

José Juan Cano Vera | Los que nadamos en las aguas turbulentas del agnosticismo al que hemos llegado desde el escepticismo y las dudas, como armas humanas de defensa en un mundo injusto, nos acercamos emocionalmente a ese dios de los volcanes, las hambrunas y los virus que arranca vidas pero también nos lleva de la mano de la música, la poesía, el amor y el respeto  a la naturaleza en la madre Tierra, a sentir como vibra dentro las voces de una coral como la nuestra, murciana y española, DISCANTUS, que ayer recibía un premio surgido desde la imaginación, voces alegres en un país   triste lleno de buena voluntad que aplaudía promesas vacías.

La Coral Discantus recibe en Murcia el Premio Nacional Saavedra Fajardo.

Ángel Carrillo y miembros de la coral, posando con el premio, en un acto celebrado en «LA FÁBRICA ESCONDIDA»

Fue un acto pleno de intimidad, de afecto y calidad profesional, sin multitudes ni autoridades vaciadas, la pandemia lo exigía, solo veinte hombres y mujeres, doce apóstoles y un  ángel que nos elevó con su Canto a Murcia y una cartagenera que sonaba a mar, dirigidos por el maestro Carrillo cargado de sabiduría, un profesional que en sus palabras de agradecimiento nos recordaba que la zarzuela, quizás por ser tan española, es  ya un olvido bajo la indiferencia de una sociedad domesticada en el populismo rancio y oscuro, en unos momentos en los que se necesita urgentemente un país bañado en  cultura, la vía esencial para  ser libres, desde las tradiciones a la modernidad, y no en el botellón ruidoso con sabores a droga.

Se rueda, silencio por favor, la región canta y los trescientos de Discantus nos alegran, libres como el viento, como el sol que amanece y su eco se hace europeo. Es emocionante en una Murcia sin himno.

Un maestro de la música y otro del periodismo

Lo promoví  en la Asamblea Regional pero somos así, sin defender nuestra identidad del viejo reino todavía folklórico. Más música que ennoblece, más poesía que nos humaniza. Y en este campo sembrado de versos, vamos a convocar el PRIMER PREMIO DE POESIA «JOSÉ MARÍA CANO», el poeta marbellí que murió cantando al Segura, padre nuestro de cada  sagrado instante.

Imagen Portada: Jesús Pons, Ángel Carrillo y José Juan Cano Vera.