PEDRO SANCHEZ ENTRE EL DR. JEKYLL Y MR. HYDE – Cano Vera

LA COLLEJA.

José Juan Cano Vera | Política |  La lengua, de lava, etarra, de Otegi, en el volcán político, ha cogido, implacable, al chiringuito de La Moncloa, donde acampa el Gobierno español liderado por P. Sánchez, de nuevo protagonista del drama sicológico de la novela de R.L. STEVENSON, titulado y llevado al cine y al teatro universal  EL EXTRAÑO CASO DEL DOCTOR JEKYLL Y EL SEÑOR HYDE.

El libro es conocido por ser una reproducción vívida de un trastorno siquiátrico que hace que una misma persona tenga o interprete dos personalidades  o identidades con características opuestas, un trastorno de la personalidad múltiple o trastorno disociativo de la identidad humana, sea varón o hembra. En fin como opinan los siquiatras es una sicopatía muy común en la vida política de nuestra nación. Otros sufren maneas persecutorias, como Puigdemont, con pruebas, y el resto de los separatistas, los mismos que votan los Presupuestos Generales del Estado, pudiera ser a cambio de que el Estado pase por el aro y ponga en libertad a 200 etarras ubicados en las cárceles que ya gobierna el PNV en el País Vasco, como premio la ministra Marlaska empujado contra la pared, ante el asombro de los troyanos.

En este caso nadie aún sabe a estas alturas quién es quién en esta reyerta que apesta, quien es capaz de ser el doctor  o el señor, que desde luego no es de Murcia. Y todo ello,  cuando las televisiones y emisoras afines al PSOE  fortificado, aclaman que hace unos años ETA dejó de matar porque Zapatero es un tipo listo y lo consiguió como el que lava ropa. Embuste de la casa porque el que realmente puso a la banda terrorista y a sus amigos en el disparadero fue  Aznar, según cuenta detalladamente DESCALLAR, el que fue gran jefe de los servicios renovados de inteligencia españoles, en su libro MERECIO LA PENA, CON LA AYUDA FRANCESA Y DE LA CIA NORTEAMERICANA.

Y es verdad, nos guste o no el  ex presidente pepero que se liquidó también a sus adversarios internos del partido conservador, y se fue a la guerra de IRAK, cambiando cromos con el presidente Busch, el chico de la Casa Blanca. Aún apunto yo no se ha escrito toda la historia, la verdadera de lo que ha pasado y está ocurriendo en este manicomio o siquiátrico en el que vale todo. Que se levante el telón!!.

− !!Qué solo el país estaba,

y las sendas qué sombrías...!!

Qué doliente la otoñada

de un precio triste bruñía

las graves masías vacías !!

Qué te duele español,

pueblo enamorado,

ya no se oyen trinos

del ruiseñor asesinado !!