La “troupe” madrileña

María José Hernández H. | Opinión | Social | ¿Por qué será que en este país tan soberano, muchos políticos y mandatarios antes y después de serlo, van corriendo a Estados Unidos? Sabemos que siempre hay una razón oficial, la publicada, pero también, quizá, se pueda intuir que haya otras, por el desarrollo de la historia política posterior. Carrrillo, González, Iglesias, siendo secretarios generales de sus respectivos partidos, y claro está, los presidentes como tales.

Ahora, acabado el mes nacional de la herencia hispana que se celebró del 15 de setiembre al 15 de octubre en EEUU, la “premiada” ha sido la presidenta de la Comunidad de Madrid junto con su directora de comunicación; su jefe de gabinete; su jefe de prensa y al parecer un traductor. Por supuesto, todo a cargo del erario público, faltaría más, que para eso está el contribuyente y el paria, bueno este no, que por poder, no puede ni cotizar aunque quiera.

Y es que, según palabras textuales de Ayuso, “el Gobierno de la Comunidad es un Gobierno amante de EE UU; digan lo que digan en España, nosotros agradecemos su contribución a la paz durante décadas”. Hay que recordar que gracias a esta “paz”, el mundo está lleno de guerras…

Con su “troupe”, la presidenta madrileña defendió el legado de España, que según dijo, consistió en “llevar precisamente el español. Y a través de las misiones, el catolicismo y, por tanto, la civilización y la libertad al continente americano”.

Arrasaron, torturaron, asesinaron y cometieron un verdadero genocidio para llevar el catolicismo. La actitud y conducta de Ayuso, parece no tener en cuenta, si es que la conoce, la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
En cualquier caso, ¿es de obligado cumplimiento ser católico? ¿Para los buenos católicos el fin justifica los medios?

Los catolicos y cristianos todos, protestantes también, al parecer lo son para unas cosas pero para otras no, que para eso está el pedir perdón como parece que en este caso ha hecho el papa Francisco, “por todas las acciones que no contribuyeron a la evangelización”. Total, hecho ya el mal, ¿qué más pueden hacer aparte de pedir perdón? El que se lo den o no parece serles indiferente, el caso es pedirlo. Con eso, los cristianos todos, ya se sienten redimidos del mal causado.

Y así va el mundo. Unos, seguidores de Cristo, Jehová y demás, pidiendo perdón o no; otros, algunos, con su ignorancia de libros sagrados, sin dioses y sin tanta fe pero quizá, con algo más de integridad y sobre todo, sin producir tanto dolor y mal ajeno.

Siguiendo con la “troupe”, en un almuerzo con representantes de fondos de inversión, Ayuso declaró que la “habían propuesto” algunas ideas para mejorar la inversión en España, en concreto en la CM, pero que lo que les frenaba eran los altos impuestos y la excesiva burocracia española. Bueno claro, hay que entenderles. Lo mismo se han enterado de que dos de cada tres ultrarricos no pagan el impuesto de patrimonio únicamente porque viven en Madrid y claro, no quieren ser menos. Ya se pueden ustedes imaginar el pelaje de quienes últimamente vienen a vivir a la capital, entre otras cosas…

La señora también habló de las “bondades” de la Comunidad en sanidad y su buena gestión durante la pandemia, todavía no acabada. Lo que calló, que suele ser lo más interesante en estos casos, es que la Comunidad que preside es la región con más muertos en las residencias de ancianos durante la pandemia. Murieron 11.389 ancianos, de los cuales 8.338 (el 73%) no fueron trasladados a un hospital, según datos de la propia Comunidad de Madrid. El filtro se hacía de acuerdo con los protocolos de triaje que elaboró la “bondadosa” Consejería de Sanidad de la Comunidad de Ayuso.

De hecho, según un informe de la plataforma Envejecimiento en Red en colaboración con la Fundación General CSIC y el Instituto de Economía, Geografía y Demografía “solo se trasladaron a hospitales privados a aquellos residentes con seguros privados.” Argumentos denunciados en otro informe de Amnistía Internacional, como una grave violación de derechos humanos.

En cuatro residencias de la comunidad se interpuso una querella por delitos como «homicidio, lesiones, omisión del deber de socorro, trato degradante y prevaricación» durante la primera ola, dirigida a sus directivos y también a altos cargos como la propia presidenta y varios consejeros. Pero la Audiencia de Madrid desestimó la investigación dado que el juzgado no era competente. Y el juzgado la archivó. Colorín colorado…

Pero oigan, no todo es malo en Madrid. Sus cielos…son tan especiales… Sus colores al atardecer, rosas, morados, amarillos, naranjas… Sus nubes blancas, esponjosas, con multitud de formas y figuras imaginarias, tan sugestivas…Sus nubes grises también, a veces espantadas por el hedor que les llega, queriendo llorar, gritar, aullar, incapaces de descargar toda su pena. Tan solo unas míseras gotas en forma de lágrimas.

Me pregunto de dónde puede salir tanta belleza en una ciudad tan corrupta y contaminada. Puede ser de la propia contaminación producida entre otras cosas por el metano. Ese que algunos estudios dicen que es tan perjudicial para el medio ambiente. Pero se refiere al metano de las vacas y vacas en la capital…Será el metano de sus señorías y señoríos, de los corruptos y de más reales, más denso y letal. Piensen lo que puede provocar el gas de cada corrupto en Madrid durante 24 horas…Hagan un cálculo aproximado…Está claro que las pobres vacas no son las que más contaminan, por mucho que los señores Gates, Gore y Bezos se empeñen por sus inversiones millonarias en la producción de carnes sintéticas.

Pero no, insisto, no puede ser que de tanta pestilencia salga tanta belleza. Eso no.

Termino con la última noticia recibida sobre la región. “La Comunidad de Madrid autoriza la caza de pájaros cantores para utilizarlos como reclamo, algo por lo que Europa expedientó a España”.

Y es que hay mucho pájaro en Madrid pero de los que no vuelan, tienen dos patas, y no “cantan” o no quieren hacerlo… Se me ocurre que podían ser ellos los utilizados como reclamo de caza.

Si también nos quitan los trinos de los pájaros urbanos, ¿cómo podremos evadirnos, al menos por minutos, de tanta inmundicia, mugre, impunidad y bazofia en la región ?

María José Hernández H.