SÚPLICA ABIERTA AL REY DE ESPAÑA – Juan E. Palmis

  • …COMO JEFE DEL ESTADO ESPAÑOL 

Juan Eladio Palmis | Opinión | Mar Menor | Desde mi privado y particular posicionamiento como republicano español de izquierdas, pero como ciudadano de la Comunidad de Murcia, y sintiendo una profunda indefensión y abandono por parte del Poder Legislativo, tanto nacional como regional, y del Poder Ejecutivo en su condición española, me dirijo a usted porque el delito ambiental cometido contra el Mar Menor, es un delito de Estado, que le afecta a toda la nación española, y, por ende, a la geografía mundial.

De índole diferente a las catástrofes naturales como la que estamos sufriendo actualmente en el Archipiélago Canario, por acción volcánica, la catástrofe que significa la contaminación y el genocidio cometido contra toda forma de vida en el Mar Menor y los recursos turísticos de su litoral, provocado por la dejadez de las Administraciones, tanto la Nacional, como la Regional, y los numerosísimos funcionarios encargados de vigilar y hacer cumplir las leyes, todos unidos en comandita, sin que ningún poder establecido intervenga de un modo efectivo; sino, todo lo contrario: especulando y aprovechándose de la catástrofe provocada, motivan la presente solicitud de súplica y de buscar amparo en las herramientas que dispone el Estado Español, ante desidias semejantes.

La declaración del Mar Menor como Espacio Natural Protegido o Parque Natural con las leyes y disposiciones que rigen a nivel universal para los Espacios Protegidos, frenaría y pondría en el lugar que le corresponde un continua mentira política encubierta, encaminada solamente al consumo de dinero público innecesario por la vía de urgencias y oscuridades al respecto; la búsqueda de posicionamientos políticos en beneficios partidarios, y un desprecio brutal hacia la naturaleza y el equilibrio ecológico, al tiempo que a la mayoría de la ciudadanía, tanto de la zona, como de otras regiones.

La orquestación que se ha fraguado en el entorno de que la muerte del Mar Menor sirva de palanca para afianzar favoritismo de grupos, y demostración de poderes propios de elementos caciquiles, todo  propiciado por las Administraciones en la Región Murciana, no dan garantía ninguna de que se quiera atajar el grave problema que afecta al citado Mar Menor, al que, en insoportable y vergonzoso alarde de poder caciquil, cada día siguen fluyendo desde toneladas de alcantarillados públicos, hasta seguir realizando edificios de viviendas invasores del dominio público de respiración de las aguas y el litoral, pasando por aquellos sobrantes de una agricultura intensiva, sin respeto alguno al terreno ni a la zona, y paradójicamente deja tan solo unos jornales de miseria en la zona, y los beneficios se marchan fuera de nuestro país.

Después de un proceso destructor que dura ya muchos años, oculto detrás de publicidades tan engañosas que deberían de penalizar judicialmente a todos aquellos que disponiendo de una ventana pública las emite, el Mar Menor sigue cada día pudriéndose un poco más, mientras que la gente de la calle no entendemos la pasividad y la defensa que los diferentes gobiernos y las administraciones públicas miran hacia otro lado de todo aquello que sería la razón de su existencia y el cobro de sus emolumentos.

Cortando la maldad diaria que ha llevado a la sepultura biológica y turística al Mar Menor, serían necesario el paso de muchos años para que todo volviera a la normalidad que se merece un Mar, que lleva siglos siendo un referente de la zona, hasta que un puñado continuado de desaprensivos lo han asesinado y se están enriqueciendo con su homicidio premeditado.

En espera de su justicia, quedo de usted.

Salud y Felicidad sin covid. Juan Eladio Palmis