OTRA RECAÍDA, OTRA NAVAJA – Cano Vera

  • EL LADRILLO AMARILLO, DERRUMBE Y MÁS…

LAS COLLEJAS DE JOSÉ JUAN CANO VERA | Seguramente JESUS LILLO es el mejor comentarista de breves del periodismo en lengua española, agudeza y  calidad en el análisis de la actualidad,  a modo de pies de fotos. Ayer escribía que los forenses y la Justicia erraron al dar por curada a una enferma  que volvió a la matanza con  sangre humana. El “caso de Noelia de Mingo” que ha vuelto a acuchillar a dos mujeres en EL MOLAR, revelando las limitaciones de una siquiatría que en dos ocasiones oscuras −en la primera murieron tres personas, a navaja− no supo prever los episodios que conducen a De Mingo, a matar. Una recaída tras otra. Quienes evaluaron en 2017 y firmaron el Informe que le venía de un juez que la puso en libertad, son especialistas de una ciencia que no es exacta y que genera  tanta indefensión −sobre todo en los propios pacientes− como una Justicia penitenciaria que suele soñar con marcianos.

EL VOLCÁN TURÍSTICO.- España es la rumba bailada alrededor de un jamón, un gazpacho o una mariscada, y a tapar la infamia de Mondragón con el estallido  del volcán en la isla bonita de La Palma que está liberando a las televisiones a seguir haciendo  informativos de luto. Un volcán puede ser la alegría y el espectáculo “ostentoreo”, como afirmaría Jesús Gil, de la madre naturaleza −quizás también en Mar Menor el terremoto venenoso− para el turismo global, según la ministra del ramo. Es como aquella gracia que nos encantaba en edad escolar que contaba sobre el filósofo EMPEDOCLES  que se arrojó al UTERO DEL ETNA con la idea de ser inmortal. La chorrada de la señora Moroto, ministra de la coalición progresista, refleja el concepto sociata del espectáculo infinito para una nación que maravilla  al mundo terráqueo por los  botellones anti-virus. Coñe que arda LAS TORRES DE COTILLAS con gobierno municipal del PSOE RUIDOSO, en el sexto  lugar de la región en pandemia acústica también pudiera ser un reclamo, con Covid batiendo récords.

EL COMISARIO SINKEVICIUS.- Los 15 minutos para auscultar y observar, en directo, el Mar Menor, que no la laguna salada camuflada, se amplió a diez más.-El médico de Urgencias y Medio Ambiente de la Unión Deseuropea, camarada Sinkevicius, no tuvo más tiempo para diagnosticar a un enfermo moribundo, y escuchar a sus colegas españoles que carecen de un diagnóstico conjunto, un equipo desorientado técnicamente y dividido políticamente, sin que el pueblo pandémico sepa toda la verdad oculta en los dos mil doscientos folios de la estajanovista Fiscalía Superior.

“Habrá una lucha de fondo entre los diferentes colectivos y expertos para  ver qué idea  clara se llevará el comisario  ecologista”, apuntaba sagazmente el diario LA VERDAD, testigo silencioso de antaño. No muchas ideas de fondo, claro, pero si  promesas salvadoras a largo plazo, pero ni una vacuna, explican los medios de comunicación. Como la Bahía de Portmán, el punto más negro del Mediterráneo, con la colaboración de los grandes partidos. Es evidente que no somos catalanes amantes de la violencia separatista y llorona.

EL LADRILLO AMARILLO, DERRUMBE.- La crisis que está afectando al gigante promotor inmobiliario chino amarillo ya en sonrojo, EVERGRANDE, ha empezado a generar una creciente alarma en las Bolsas internacionales. Sus acciones se están hundiendo más de un diez por ciento y se ha mostrado públicamente incapaz de asumir los pagos derivados de la brutal deuda que acumula unos 260.000 a 300.000 millones de dólares. El peligro del ladrillo amarillo −otra virus fatal− es convertirse en una suerte de un nuevo LEHMAN BROTHERS, de la crisis del 2008 y poner en jaque la economía de medios planeta, España incluida. Flaquea el régimen de aquel gran país, hasta sus exportaciones que llegan con cuentagotas a la misma región murciana en unos momentos delicados. Una guerra fría entre los gigantes del dinero, al frente los USA.

VIEJA NORMALIDAD.- Los que apostábamos, hace ya un año, de que las oleadas millonarias de los virus, que nos atacaban destrozando vidas, hogares y naciones, no iban a variar el estatu quo humano −frente a los que esperaban una revolución total− es ya una realidad, nada se mueve que den esperanzas a un cambio optimista. GARCIA CUARTANGO un analista kantiano opina “que no es solo que nada ha cambiado es que deseamos que nada cambie. Madrid ha vuelto a la normalidad, casi todas las restricciones que hemos soportado durante la pandemia han desaparecido, pero lo más notable es que la gente ha recuperado sus viejos hábitos y se comporta como si el virus no hubiera existido nunca”.

Exactamente parece una pesadilla. Vuelven los perros a ser abandonados, los botellones mafiosos funcionan como si nada y las eléctricas se forran. El gobierno se recrea y el personal ocupa los espacios de copas sin mascarillas, salvo los brotes en las residencias de mayores en su propio calvario, como siempre. Los opinadores de lujo piensan que sí, que está en marcha una movida total que se irá desarrollando durante los próximos lustros, como los fueron la revolución francesa, el marxismo, las otras religiones y el fútbol.

LA ERA MERKEL.- Acaba, este próximo día  26 de setiembre, la llamada ERA MERKEL. Después de 16 años dirigiendo a Alemania y Europa, con mano firme, la canciller deja la vida política. De personalidad impenetrable, hasta para los propios alemanes, que ya es un decir, esta mujer y señora, ha dejado muy alto el pabellón  de la clase política y sus castas, varones y féminas del mundo. Zapatero, Rajoy y Pedro Sánchez  afirman que ha ayudado mucho a España, al pueblo español, en años muy delicados para nuestra economía y potencia europea, desde  la crisis de 2008.

Hoy, en nuestro país, tenemos un  trío de mujeres de elevada cultura política por desarrollar ideológicamente, lejos de ese feminismo ultra que ha derivado a un machismo con faldas y pantalones populacheros. Me refiero a las señoras Calviño, Yolanda Díaz y Margarita Robles, y de entre ellas, la primera, hoy vicepresidenta primera del Gobierno mediocre, con más futuro que presente. Siento decirlo, pero no creo o al menos dudo, que el partido popular tenga suerte con la populista Ayuso, algo asi como la Evita del peronismo argentino. En este capítulo del centro-derecha me inclino, es opinable, a favor del  gallego Feijóo y del alcalde de Madrid, Almeida que  es gente decente y no descendientes de una tropa corrupta que en el región murciana aún está por llegar hasta el banquillo inmóvil. Los jueces no mueven fichas, al menos por estos páramos de la ley del silencio, como en el cine de Marlon Brandon. El tam tam suena en la selva electoral y dice por los aires huracanados que la guerra interna en el PP frena el crecimiento y saltan las alarmas, pero la verdad es que estos navajazos vienen desde los años oprobiosos de Aznar, entonces asesorado por el mismo sujeto que hoy lo hace c on la presidenta regional de Madrid, y la Esperanza Aguirre que se dio un baño de barro. Y aquí, en  SAN ESTEBAN, el de la flecha clavada en el corazón.

SE FUE MILA.- Adiós o hasta luego pequeña mariposa, vuela libre pero no te alejes, Tina, Mame, Milagros. Has visto la mar y oído el oleaje, no tengas miedo que inmoviliza voluntades, y a las avecillas saludando al viento que sopla de jaloque, fue una mañana cuando llovía esperanzas.

OIDOS SORDOS A MAYORES.- Cuando visitas algunas naciones civilizadas, generalmente occidentales del norte y centro de Europa, como recientemente he hecho, encuentras cómo la solidaridad hacia los mayores es real y no se va en palabras o campañas electorales. La guerra contra la soledad en lugares tan fríos, a las cinco de la tarde se vacían los pueblos y ciudades. Apenas se vislumbra, los ancianos se comunican en una cadena de palabras, con tertulias y actos plurales. En España, nos dicen, a los mayores nos oyen pero no nos escuchan. Este sector que representa el  veinte por ciento del electorado no se siente representado y exige soluciones para que se valore su potencial y no se adelante su dependencia. Un portavoz de esta masa social se queja de cómo lo manipulan  los partidos, los bancos con sus promesas falsas y sus cambios electrónicos. El resultado es frustración y angustia, y hemos visto en pleno verano, a 40 grados, colas de mayores esperando turno, sin estallar la paciencia infinita que llevan dentro de sus mochilas, ante un cajero electrónico apto para expertos. Y no digamos el parón de residencias para abuelos, que en la región supone un casi cuarenta por ciento deficitario de plazas, con el virus rodando sus cuerpos de escasas defensas.

Y THE END.- Resulta misterioso que el devastador incendio en las montañas de la Costa del Sol, de sus autores, al menos cinco terroristas, hace más de diez días, no se sepa ni palabra. Ni de las policías y de los servicios de inteligencia interior y exterior. Huele a quemado.