MALDITOS SEÁIS

María José Hernández H. | Opinión | Social | Malditos, malditos seáis todos, con vuestro Nuevo Orden Mundial, con vuestras pandemias, con vuestras carnes sintéticas. Malditos también, todos los políticos de este país o mejor dicho colonia, por todo su servilismo hacia esas élites del orden nuevo.

Entre todos, habéis matado a millones de personas, a miles de ancianos, que, en algunos casos, en este país, murieron abandonados, pidiendo socorro, arañando las puertas de sus habitaciones cerradas con llave, sangrando de dolor. Habéis roto miles de almas. Habéis dinamitado, enrarecido y en algunos casos truncado las relaciones humanas. Habéis llenado las consultas psiquiátricas de personas desorientadas, llenas de dolor y desesperadas al borde del suicidio, suicidas en potencia y en acción. Habéis hecho de la humanidad un estercolero de dolor y miseria.

No saldremos mejor, si salimos, porque ya han anunciado nuevas plagas y desastres, seguramente previstos también desde hace años. Saldremos peor, mucho peor, desquiciados, inseguros, separados y atomizados socialmente por “pequeñas burbujas familiares” rotas algunas también, sin apenas relación alguna con el exterior, tan solo por medio de las ponzoñosas redes sociales manipuladas, vigiladas y censuradas. Esas que se emplean cada vez más para relacionarse “humanamente” dicen…, haciendo de la realidad, un mundo paralelo exento de belleza alguna. Un mundo que ustedes están destruyendo en aras a sus tripas, a sus intereses, a sus ambiciones, a sus servilismos, a sus míseras propinas para vivir mejor que todos, impunes, creyéndose más felices que los demás. Mejor sí, bien pagados también, pero llenos de inmundicia y esclavos de ella. Permítanme que les diga que, a pesar de todo, dan más pena que asco.

¿Tenemos lo que hemos votado? No señores, no. Tenemos a quienes la élite ha elegido previamente para ser votados y tenemos unos votos inducidos y manipulados maniqueamente desde arriba.

Esas “democracias” de libro y papel con las que nos engañaron, impuestas también por votos programados o por miedos. Esa Unión Europea con su proclamación de Derechos Humanos siempre incumplidos.

Ustedes, aquí en España, hablan, los unos y los otros, de patria. ¿A qué se refieren con patria? ¿A la del régimen del 78 heredado del franquismo impuesto por un golpe de estado y una posterior “depuración” de personas inocentes y fieles, esta vez sí, a su patria? ¿A la colonial de siempre? ¿A la que se ha vendido a las élites del Nuevo Orden Mundial? España fue y es colonia y ustedes son patriotas de la élite, no del país, que nunca se le dejó existir, aplastándole y enterrándole para siempre.

¿Se hará alguna vez justicia? ¿Se investigarán las muertes de cientos de ancianos abandonados y encerrados como perros apestados? ¿Seguiremos con las cunetas llenas de aquellos patriotas torturados y asesinados? ¿Seguiremos con un régimen lleno de corrupciones, de impunidades y malas gestiones genocidas por parte de unos y de otros?

Esas voces de patriotas asesinados impunemente; esas voces de cientos de ancianos abandonados a su muerte; de niñas y niños violados hasta morir en tramas que quedaron también impunes… Esas voces seguirán gritando y clamando justicia desde donde quieran que estén.

  • María José Hernández H.