El Consejo de Ministros aprueba la venta en farmacias de test COVID sin receta médica

Si el resultado es positivo, es necesario aislarse y avisar a los servicios sanitarios para confirmar el diagnóstico con una PCR

  • Tendrá un precio entre los seis y los diez euros, asegura el Ministerio de Sanidad.

Redacción | Agencias | Coronavirus | El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Real Decreto que permite la venta de pruebas de autodiagnóstico de coronavirus en farmacias, sin necesidad de receta médica. El Gobierno ha asegurado que la medida, “muy reclamada y deseada”, permitirá aumentar la capacidad para detectar casos de COVID-19 en medio de la quinta ola de la pandemia y mientras se avanza en la vacunación.

A partir de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, se podrán adquirir libremente tanto los test de anticuerpos como los test de antígenos avalados por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) para la venta exclusiva en farmacias. De estos últimos, se comercializan dos tipos: de saliva y nasales, que funcionan con una toma de muestra con hisopo.

Autoriza la venta y la publicidad de estas pruebas 

Al anunciar la medida, la portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha felicitado al Ministerio de Sanidad por su acuerdo con la industria farmacéutica y los colegios de profesionales para “no bajar los brazos en la contención, la prevención y la responsabilidad individual de cada uno” ante el virus.

La modificación del Real Decreto 1662/2000, de 29 de septiembre, sobre productos sanitarios para diagnóstico in vitro, permite realizar publicidad dirigida al público sobre estos productos, además de autorizar su venta.
“Reducirá en cierta medida la presión asistencial de los centros sanitarios, y por otro, permitirá la identificación rápida de sospechas de casos positivos”, ha asegurado en una nota de prensa el Ejecutivo, que no ha fijado un precio máximo de estos productos. No obstante, desde el Ministerio de Sanidad han hecho hincapié en que serán asequibles, con un precio entre los seis y los diez euros.
Si el resultado es positivo: hay que aislarse y confirmarlo con PCR
Las pruebas se podrán realizar en la propia farmacia, bajo la supervisión del farmacéutico o en casa con toda la información que reciba en el prospecto respecto a la toma de muestras, la realización de la prueba y la interpretación del resultado.
En el caso de que el test resulte positivo -se tengan o no se tengan síntomas de COVID-19- es necesario autoaislarse inmediatamente y avisar a los servicios sanitarios de nuestra comunidad autónoma para confirmar el diagnóstico mediante una PCR.
“Puedes identificar un test de autodiagnóstico porque tanto en el etiquetado como en las instrucciones de uso constará el organismo notificado que lo ha evaluado, con sus dígitos de identificación, junto al marcado CE”, explica la AEMPS en su página web sobre las garantías de estas pruebas, con un mínimo de especificidad del 97 % y sensibilidad del 90 %.

Las farmacias respaldan la medida

“Puede ayudar en aumentar la capacidad de diagnóstico y de los casos positivos cuanto antes. Damos mucha más accesibilidad a los ciudadanos”, ha explicado Ana López Casero, del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, en RNE. Además, “la fiabilidad va a ser muy alta”, ha aportado el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Luis González Díaz en el Canal 24H de TVE.

No obstante, López Casero ha indicado que los farmacéuticos se muestran más preocupados respecto a los test de antígenos. “Hay que tomar la muestra de una manera adecuada”, ha detallado la farmacéutica, sobre estas pruebas -nasales o bucales- de las que existen hasta cinco fabricantes.

La AEMPS también ha subrayado el riesgo de “obtener resultados falsos positivos y falsos negativos, en caso de realizar la prueba sin tener síntomas o cuando la carga viral es baja”. Por ello, de nuevo, ha puesto el énfasis en la toma de muestras: “Una muestra de mala calidad puede dar lugar a un resultado erróneo. Para evitar que estas se degraden, haz el test inmediatamente después de tomarla”.
La ministra de Sanidad, Carolina Darias, avanzó la semana pasada su intención de autorizar la venta, después de meses de reticencia por parte del Gobierno, pese a que ya se utilizaban en Francia o Alemania.
“Hasta que no teníamos la existencia de test de autodiagnóstico con marcado CE no podíamos autorizarlo. Estábamos esperando la llegada al mercado. Tan pronto llegaron nos pusimos en marcha con la tramitación del Real Decreto-Ley, que tiene su proceso. También estábamos esperando al dictamen del Consejo de Estado”, justificó Darias en la Comisión de Sanidad en el Congreso.