VEJEZ DIVINO TESORO

EDITORIAL | No es el poema famoso dedicado a la juventud,  sino el elogio al trabajo bien propuesto y hecho si efectivamente el ayuntamiento de Molina de Segura, cumple sus objetivos de hacer la vejez más llevadera en un mundo actual que en nuestro país es deficitario y hasta letal cumplir años cuando en residencias para ancianos la región está a la cola, francamente sonrojante para la misma sociedad y los partidos, gobiernen o no, porque el  problema tiene soluciones, simplemente levantar más residencias porque  es hasta rentable si se lleva en condiciones humanitarias, no solo un frio negocio que en la pandemia se ha vestido de luto. Y responsabilidad del Gobierno social-populista, de los regionales y de los ayuntamientos. Algo habrá que hacer, no solo en  Cataluña a cambio de votos.

El alcalde socialista de Molina ha realizado un estudio que revela que hay 339 mayores muy mayores, 85 años en el municipio que viven independientes aunque con suficientes apoyos, sin embargo el resto viven inmersos en una  soledad no consentida, no adquirida voluntariamente lo que supone un impacto emocional y de carencias primordiales para vivir dignamente en un entorno hostil, duro y amargo.

En el estudio se proponen soluciones de urgencia vital, con apoyo municipal, oficial, y de la sociedad molinense con redes  apropiadas. También el ayuntamiento de Las Torres durante la última ola montó un dispositivo de ayuda sicológica que dio resultados, aunque tienen otros asuntos por resolver, el castigo de los ruidos ensordecedores a cargo de  salvajes incontrolados, porque posiblemente la policía local no tenga órdenes de sus superiores.

Realmente los ayuntamientos son los guardianes de la salud de sus vecinos, en el campo sicológico y humano y el de los contaminantes acústicos. Pero es hora de que gestiones positivas sean dadas a conocer  en los medios de comunicación, ya tenemos suficiente castigo y sufrimientos a cargo de seis cadenas dedicadas a machacarnos con  telediarios en busca de una audiencia que da millones pero no valores humanos.