SUCEDÁNEOS DE BANCOS

PIE DE FOTO | Posiblemente, quizás, opinamos  que los bancos y sus sucedáneos en retirada −como CAJAMAR− son aún más impopulares que las tribus políticas, aunque el pulso de credibilidad  a pie de españolito triturado, anda muy igualado-.En  los últimos días los famosos mini créditos con intereses de avaricia desmedida ha ocupado los espacios informativos como ese invento de FONDOS NEXT de la entidad cooperativa almeriense con perfumes progres en su campaña publicitaria. Una  valentía el de criticar al mundo del dinero que compra mercenarios del periodismo o se filtra hasta en los túneles del Vaticano, de una universidad o entre la mala salud  del pueblo caído en desgracia.

El plena pandemia, cuando nos asfixian los virus chinos, indios, surafricanos y las economías familiares se hunden, nos toman por el cuello hacia abajo,  en un gesto prepotente y hasta de humillación. Ahora andan despidiendo decenas de miles de empleados, retirándose de barrios y pedanías,  para más inri. Y lo peor es que no tenemos cómo defendernos de sus embustes, acoso social y abusos. Mala cara tiene el doberman. O los doberman y sus secuaces cajeros.

SURESTE PRESS