EDITORIAL: HOMBRES DE ESTADO

EDITORIAL | Hace justo una semana publicamos un largo análisis que con el titulo de “ESTRATEGA O TRAIDOR” apuntábamos la posibilidad de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estaría poniendo en marcha una hábil maniobra para derrotar políticamente a los separatistas catalanes, y por elevación a los vascos, utilizando los indultos como arma de doble filo. Un Plan de Concordia con la ayuda del rey Felipe VI que no ha dejado de viajar a Cataluña últimamente. Todos los bien informados saben o sabemos, también en Moncloa, que la visceral reacción del clan de los golpistas, como se está demostrando desde hace una semana, favorece esa política de mano tendida, más o menos florentina del presidente.

Los exabruptos escuchados ayer en el Congreso de los Diputados de boca de los radicales soberanistas y sus socios de Podemos dio paso a una solemne promesa del Gobierno de que NO HABRÁ REFERENDUM. Una promesa  que no tiene vuelta de hoja aunque el presidente no tiene un superávit de credibilidad.

Sin embargo, opinamos, que no se debe acorralar a Pedro Sánchez, pidiendo su dimisión inmediata, tanto el PP, como VOX y Ciudadanos, primero porque llevaríamos a la nación al caos, económico, social, sanitario y político y acaso institucional. Y segundo porque se debe imponer el pragmatismo, la sensatez y la serenidad, que es lo que exige el pueblo español. Sería inteligente que la Oposición se ofreciera a colaborar sugiriendo un pacto de estado con una agenda de necesidades urgentes por un periodo de dos años, y finalmente elecciones generales. Obligaría a Sánchez a mostrar  sus cartas, su estrategia y objetivos o quedar desnudo ante la opinión pública.

Evidentemente tenemos dudas razonables, pero desde la imparcialidad se nos ocurre dar ideas, nada descabelladas, cuando estamos en plena guerra al principio de una década negra. Han sido capaces los italianos, los portugueses y los griegos ¿y nosotros por  qué no, señores del PP, VOX y Ciudadanos, es mejor quizás practicar la estrategia de tierra quemada o ni un prisionero en un campo de  minas?

Este diario digital está en condiciones de aseverar que las presiones internacionales sobre el Gobierno y su presidente en relación con el “conflicto” catalán son fuertes, y que la Unión Europea no está por tener a sus espaldas un problema  venezolano inyectado con 140.000 millones. La canciller Merkel lo tiene advertido también al gobierno belga con su Flandes. Funciona el teléfono rojo, y Washington.

Y las encuestas  cartesianas que llegan a la presidencia son pesimistas. En unas dos semanas tendremos la prueba del nueve con el pronunciamiento del Tribunal de Cuentas, los diez millones de euros dilapidados por los sediciosos, muchas más que el blanqueo y el fraude en el caso de José Luis Moreno que ocupa grandes espacios en los medios de prensa.

  • SURESTE  PRESS