LOS BANCOS ENDURECEN LOS CRÉDITOS, UN PROBLEMA, LOS MINICREDITOS

INFORME | Un informe del Banco de España y una consultora advierten, seriamente, del endurecimiento de los créditos bancarios y de los ofrecidos por entidades con altos intereses de lucro, sin que el Gobierno tome medidas  e informe de una crisis social sin precedentes a la opinión pública. Las entidades vigilan la concesión  de préstamos abusivos ante las señales de repunte de la morosidad con la salida de la crisis, excesivamente descalcada en virtud de una permisividad sin controles. Crece el recurso imparable a los microcréditos rápidos de financieras que piden de media intereses del CUATROCIENTOS por cien, algo así como un atraco desconocido en otras naciones europeas.

Ayer, medios de comunicación solventes y expertos en temas  financieros −como EL MUNDO y EL PAIS− advertían que millones de hogares españoles sufren brutalmente la crisis económico-social aumentada por una pandemia con dientes de sierra. La hecatombe se teme a estas alturas y las familias siguen resistiéndose del impacto del virus y la falta de previsiones  ordenadas confiando excesivamente en las ayudas europeas que va a ser inspeccionadas con severidad. Millones de hogares, −apunta EL MUNDO−  se han quedado a la intemperie y en el limbo de los ERTES y, sin ingresos suficientes para hacer frente a sus necesidades buscando salidas, aunque conlleven riesgo muy elevado e impúdico. El altísimo crecimiento de los mini créditos −urgentes y préstamos rápidos− que conceden financieras de tiburones, sin apenas tener en cuenta la situación de solvencia del solicitante, que acude pidiendo socorro,, y que tiene asociados un lazo de amortización corto, entre otros hándicaps, produce un efecto de propagación de una espiral de endeudamiento bastante peligrosa, lo que  ofrece un dato preocupante, y es que el porcentaje de estos préstamos con riesgo de impago a largo plazo han aumentado en lo que va de este año.

Algo muy serio hasta ahora desconocido en cifras concretas, puede ser otro crack como el del 2008, la pescadilla que se muerde la cola, una, dos y hasta tres veces persistiendo en el mismo error, esta vez sin gobiernos conservadores.

SURESTE PRESS.