EDITORIAL: INDULTAR LAS MASCARILLAS

EDITORIAL | Ningún español decente se puede alegrar que el presidente y su gobierno de coalición fracasen en problemas tan graves como el de las pandemias y los indultos, les deseamos suerte, vista y al toro, pero los hechos son contumaces, ni los separatistas van a desaparecer de España, especialmente los catalanes sediciosos, ni las mascarillas van a desaparecer de los tristes rostros de la ciudadanía porque se avecina  la mutación india llegando, cómo no, de Inglaterra, vía aérea incluyendo el aeropuerto  murciano de Corvera con tres vuelos semanales procedentes de la Gran Bretaña, aunque nos imaginamos que nuestras autoridades han tomado medidas, no porque lo digamos nosotros, sino porque se les supone una miaja de inteligencia y responsabilidad, así como los barcos que atraquen en nuestros puertos turísticos. No somos el Pepito grillo de la prensa local, pero desde luego no nos vamos a callar cuando se trate de defender nuestra integridad moral y profesional.

Hace días, dos semanas, este digital pronosticó que el Gobierno social-populista nos iba a dar una semana de campaña electoral mezclando mascarillas e indultos, no nos hemos equivocado,  porque la fecha estaba perfectamente calculada coincidiendo con el Consejo de la Unión europea que se pronunció ayer en contra de las condenas de los golpistas, por DESPROPORCIONADA.

La derrota de nuestra inservible diplomacia no da para más, hasta Marruecos nos dicta nuestra política internacional y Estados Unidos se mofa de Pedro Sánchez que nos ha embarcado en un submarino y medio.

Entramos en una semana en la que vale la sentencia bélica romana que afirmaba, en aquellos  años, que la suerte está echada. Nos tentamos las ropas y cruzamos los dedos para no caer en la derrota de  un pueblo en la que hasta la sanidad hace aguas, se anuncian huelgas en la medicina de los centros de salud y hospitales. No, no hay tregua, se han cometido errores muy graves, pero Pedro, que dios te bendiga.-Y se te aparezca el Niño Jesús, porque hasta los obispos lo piden amorosamente.

Hoy se harán públicos los nueve  reales decretos que ponen en libertad a los dirigentes de  los violentos que en una semana serán juzgados por terrorismo callejero en las cuatro capitales catalanas, paradoja de fondo en el teatro del Liceo donde Pedro Sánchez entregó las llaves de Granada. Se barrunta en las altas esferas occidentales que todo este terremoto político español esconde en realidad un cambio de régimen, y apostamos que esta denuncia se hará pública, en un medio de prensa, muy pronto.

  • SURESTE PRESS.