DAME UN ABRAZO, JIPI HERMANO

  • “Deme un abrazo hermano agente, que pertenecemos a la madre tierra”

Opinión | Social | Es una pieza literaria del mejor periodismo, escribe el colega RAMÓN PALOMAR que cuando habíamos olvidado el himno punk de SINIESTRO TOTAL, aquel “Mata jipis en las Cíes” que hoy, bajo la tiranía de la corrección, acaso les costaría una denuncia por delito de odio, aterrizó la fláccida tropa heredera de la cabellera lacia, hermano mío. Todavía quedan jipis y no lo sabíamos, jipis verdaderos de nudismo más o menos integral de los que caminan  descalzos para sentir el cosquilleo que emerge del suelo, jipis que miran la luna mientras recitan sus letanías de paz y amor. “Deme un abrazo hermano agente, que pertenecemos a la madre tierra”. Sospechábamos que casi habían desaparecido los jipis, extinguidos, como el lince, pero no.

Me encantaría averiguar qué les contó ese agente humano a sus compañeros cuando regreso del servicio… Hazte guardia civil para que te sepulten bajo una lluvia  de flores y rayos de luna.

Los jipis han regresado a lo grande instalando un Campamento de la Felicidad en la campiña riojana, les mandan guardias en una redada pero los abrazan, capaz de de quebrar la vocación del tricornio más curtido…

Nosotros los que a la anochecida nos refugiamos entre cuatro paredes libres del acoso, enviamos abrazos a los jipis de ayer y de hoy, y nos abrimos por el camino de las pequeñas olas del Mar Menor, para dormir al cielo raso de la Perdiguera, desnuda, con una fe inquebrantable hacia el baile nocturno del amor libre en un  lecho de  petunias SALVAJES. Seguro, montaremos tiendas de campaña para una campamento jipilondio. Palabra.

 

 

CANO VERA.