AYUNTAMIENTOS EN LA CUERDA FLOJA, VACIADOS – J. Sánchez  

PRIMERA ENTREGA-DENUNCIA DEL ABANDONO MUNICIPAL SUFRIDO POR LOS HABITANTES DE LA REGIÓN MÁS VACIADA.

  • LAS TORRES DE COTILLAS

Juan Sánchez | Opinión | Esta es otra historia  silenciada, la de una región, como  otras, vaciada. No escribimos ebrios de alcohol que nos cambia, hasta la cobardía, alcohol en metálico mercenario, sino libres. Ahora se estila achacar a la PANDEMIA todos los  males que afectan  casi a 46 millones de español@s tocados por unos políticos que no se detienen en barras, murallas, trincheras, líneas rojas, las asaltan, las cambian o la dinamitan desinformando o las ignoran, es cierto que los hay honrados pero viven en una nación en la que se ha perdido el saber estar, la cultura democrática y el aquí vale todo. La marea ha llegado arrasando, y las instituciones más castigadas, las más directas con el pueblo llano, son los ayuntamientos, un setenta y tres por ciento arruinados, a los que sin embargo el Gobierno del castillo monclovita  trató de sacarles DIEZ MIL MILLONES de euros para  tapar huecos, idea luminosa, como desvestir un santo para tapar a otro o a una virgen.

El resultado es que los casi nueve mil pueblos españoles viven horas difíciles que viene de lejos, desde la crisis del 2008 hasta nuestros días, días amargos, ríos amargos que aumentaron sus caudales desde el populismo Zapatero, los municipios han caído en imagen, eficacia y derroches económicos y gestiones de políticos que no conocen el paro. El reportaje gráfico corresponde a rincones de un pueblo que ha ido de mal a peor, esta vez gobernado por el PSOE con el apoyo sucio de Ciudadanos, Las Torres de Cotillas. No crean que están alejados de los Barrios obreros, no, en pleno centro, donde las flores se secan, la contaminación acústica se desmadra y los jardines son ocupados los fines de semana por bandas ruidosas de motos drogadas.

En fin un pueblo libre, como otros de la región, dejados de la mano de dios y los hombres de sueldos celestiales como proponía el innoble de Pablo Iglesias, el rey de Vallecas.

SURESTE PRESS