RELEVO REGIONAL, YA – Cano Vera

Crónica desde Almería.

José Juan Cano Vera |  Estoy francamente asombrado de la pujanza de esta pequeña provincia, aquel lejano rincón olvidado de los años sesenta donde solo crecían los estudios exteriores  de películas ruidosas del Oeste americano. También un turismo selecto de todo un año. Fatalmente debo hacer comparaciones con la Región murciana, naturalmente aún somos superiores, por supuesto no con el resto de esa Andalucía que vive y sabe vivir y empuja a los que llegan a millones.

La región murciana tiene un enorme déficit de valores humanos en el capítulo de dirigentes políticos, y de sus mujeres hasta hoy marginadas salvo  una excepción, cuando gobernaba la letrada socialista María ANTONIA MARTINEZ. Hemos tenido que soportar muchos mediocres, especialmente en los liderazgos, salvo el caso único de Carlos Collado, descabalgado por unos enanos miserables que pasaban información al PP cuando yo estaba en el Parlamento regional en áreas claves.

La racha corrupta de Valcárcel que se pudo cortar con el honrado ALBERTO GARRE se ha pretendido difuminar con LOPEZ MIRAS, un hombre joven con más voluntad que valor político y escaso lenguaje para denunciar el centralismo  sofocante de Madrid. Desde hace meses se abrió una guerra submarina en el PP murciano, gente de medio pelo que han llegado hasta resucitar a MIGUEL ANGEL CAMARA, ex alcalde fulastre de la capital del reino, en sus años más oscuros. Una lucha inicua que trata de derrotar a Ballesta, otro ex alcalde pero  con una mochila llena de valores positivos, desde la honestidad a su amplia cultura y sus orígenes universitarios. Puede caer víctima del campo de minas de una derecha económica que realmente es la que gobierna solapadamente nuestra comunidad autónoma, una potencia con más futuro que presente.

La caída o la marcha de Ballesta sería una pena y un error porque no vemos un claro dirigente potencialmente fuerte para sacar a la comunidad de ese pozo negro que nos impide emerger. En mi criterio personal nuestra Región necesita un PP nuevo regenerado, limpio y con un liderazgo con personalidad, como en Andalucía, Galicia o Madrid, verdaderas potencias que tienen peso para ejecutar una política de salvación social, económica, moral y cultural.

Y ese mirlo blanco o simplemente factible es o se supone que es lo es Teodoro GARCIA EGEA, actual secretario general nacional del pepé, un trasvase que puede ir acompañado de un equipo en condiciones de dar la batalla y no ser una simple apéndice de Génova 15 que tiene una franquicia en nuestro territorio. No es que me entusiasme pero no veo otro mejor. Y digo que debemos tener las ideas claras, porque si en un mes o dos hay elecciones en ANDALUCIA, aprovechando la crisis socialista allí, en la región se debe convocar porque  el actual equipo está desprestigiado, quemado y dividido desde el golpe de la moción  del espectáculo de la ruleta rusa.

Y lo mismo en un PSOE con un Conesa desnortado, sumiso, erosionado, difuso y sin ideas apegadas al terreno y  utilizado por la Moncloa. Que un murciano socialista haya dado instrucciones a sus gentes para que  no acudan a la reciente manifestación en favor del agua, del trasvase y la pocilga del  Mar Menor lo dice todo. Ahora trata de hacer política barriobajera en los tribunales cuando lo que necesitamos es abrir esperanzas, cargarnos de proyectos y luchar en todos los frentes que tenemos abiertos, solos o en mala compañía. Este es el camino, pero a veces los partidos, o frecuentemente, nos traicionan como si las urnas estuvieran vacías.