LAS SIERRA DE SAN GINÉS

José Luis Sánchez | Cartagena | Patrimonio | A veces, de los golpes que da la vida surgen oportunidades. La necesidad de recuperarnos de estos golpes, hace que volvamos la mirada a nuestro alrededor buscando soluciones allí donde antes no habíamos mirado o comprendido, ahora sí, esas oportunidades que antes, también se nos brindaban.

Si vivimos en un piso que dé al sur, o al levante, todos los días estaríamos viendo una poderosísima herramienta capaz de generar riqueza  para las diputaciones de Cartagena y La Unión. Me refiero a lo que hoy conocemos como la “Sierra Minera”

Sin embargo, este nombre es relativamente nuevo y algo vago. Nuestra sierra, como motor de prosperidad ha de tener un nombre con personalidad propia y qué mejor nombre que el que tuvo durante siglos, hasta mediados del siglo XIX en que Miguel Andrés Starico se hizo con el monasterio de San Ginés de la Jara y con él, se hizo dueño también de su silencio. Desapareció el mercado, las romerías, las ferias de San Ginés, la dehesa y por último el nombre de la sierra: la sierra de San Ginés.Ver en el «Itinerario descriptivo militar de España» de 1866 en el tomo IV donde encontramos esta referencia a la Sierra de San Gines.También la  encontraremos  en el «Diccionario geográfico estadístico histórico de Pascual Madóz de 1846.

La antigua sierra de San Ginés  se extiende desde Cala Cortina hasta Cabo de Palos, comprendiendo las sierras, Minera de Cartagena, Minera de La Unión, la de Atamaría, Peña del Águila y los montes que van del Cantalar a Cabo de Palos y que cuidan del Septentrión a Calblanque.

En esta sierra cargada de historia, con ser importante el patrimonio minero que abarca desde tiempos de los romanos hasta en último cuarto del siglo XX, con más de 1.000 minas y 900 kilómetros de túneles y galerías, hay muchas más cosas que la hacen única, con una riqueza patrimonial por explotar al alcance de muy pocas regiones de Europa.

Por ello la necesidad de resucitar el nombre, y dándole la dimensión que merece, hacerlo de todos los españoles. El patrimonio y la singularidad del mismo que encierra esta sierra la hace única. Solo tenemos que unir todas las piezas del puzle.

En este viaje hacia Levante visitaremos fuertes y castillos de los siglos XVII, XVIII y XIX, como los de Santa Florentina, San Leandro, Santa Ana, San Isidoro, Trincabotijas alta y baja, el castillo de San Julián, las baterías de Conejos, La Chapa, Cabo Negrete y Cenizas, pueblos y ciudades como Cartagena, La Unión, Portman, El Llano del Beal, El Estrecho de San Ginés, El Algar, Los Nietos, Los Belones o Cabo de Palos. Ermitas como la del Calvario, Santa Lucía, El Estrecho, Los Belones, Portmán y las del Monte Miral. El monasterio de San Ginés de la Jara, La Cueva Victoria, minas como la Agrupa Vicenta o Las Matildes. Sin olvidarnos de la joya del Cabezo Ralao. Restos romanos como la Huerta del Paturro, la calzada romana de Portman, el Castillico de Playa Honda y algunos más. Parajes naturales como la Peña del Águila o Calblaque y muchas más cosas que se hallan desperdigadas por esta columna vertebral de nuestra Historia.

Una denominación común a todo ello, junto a la difusión de estos tesoros arrumbados,  ayudaría a visibilizar todo este patrimonio disperso a lo largo de una red de caminos que ayudaría a poner en valor todo ese patrimonio olvidado a la vez que revitalizaría la economía de sus habitantes.

Junto a la unificación de todo esto bajo el nombre geográfico de Sierra de San Ginés, se podría estudiar ponerle al conjunto de sierras formado por Sierra de Pelayo, Roldán, Sierra Estrella, La Muela y Cabo Tiñoso, el nombre de Sierra de Roldán. No porque entre estos accidentes geográficos esté el Roldán, que también. Sino para afianzar a la Sierra de San Ginés, ya que Roldán, hermano de San Ginés, subió al monte Roldán para tocar su olifante, seguro que solo alguien de su linaje lo oiría, como así confirmó la columna de humo que poco después se dibujaba sobre el Monte Miral. De esta manera, cada hijo del rey de los francos,  Roldán Magno, tendría una sierra en Cartagena. Y Cartagena dos destinos turísticos muy diferentes en cuanto a contenido, pero no menos valiosa una que otra.

Me gustaría que esto no se quedase en un sueño y que diera paso a la reflexión. Por mi parte, estoy acabando de describir el itinerario desde Cala Cortina hasta Cabo de Palos. ¿Quién sabe si alguien se anima a presentar alguna moción en este sentido y necesita datos?

Mientras esta semilla germina,  o no.

Salud y Felicidad desde Cartagena de Levante