EL ODIO COMO ARMA POLÍTICA – Cano Vera

ANÁLISIS.

José Juan Cano Vera | En mis casi sesenta y siete años de vida política, profesional del periodismo de investigación y en los años de las tinieblas de la información, el arma más cruel, potente y generalizada, es sin duda el odio que arranca del sectarismo maniqueo. He visto como se linchaban mutuamente, en el Sáhara, dos seres humanos de la misma ideología en un proceso criminal de tortura organizada. O como enterraban los franceses a cuatro argelinos en las arenas del desierto y eran aplastados por dos blindados, junto a mi colega Jesús Hermida. Y como la policía yanqui asesinaba a un joven negro en  Wichita.

Acabo de leer que el Gobierno marroquí, no el pueblo, sino los tiranos, machaca a Pedro Sánchez y quizás al resto de los españoles decentes, porque hemos acogido en un hospital de Logroño a un héroe saharaui, que habla un español castizo, llamado BRAHIM GALI, el líder del Frente Polisario, gravemente afectado por la Covid, y sospecho que es un cáncer. Lo  quieren muerto porque el general GALI es un tipo que ama a su país, un militar con el que me siento  cercano aunque en sus años mozos se rebeló contra España, en aquel proceso que terminó con la ignominiosa MARCHA VERDE que hizo retroceder a las fuerzas armadas españolas, sin pegar un tiro. Comiendo polvo y bochorno que los norteamericanos formaron  con cortinas de apoyo logístico. Naturalmente a la cabeza de la marcha Rabat colocó a miles de niños y mujeres.

Es el método apropiado de un terrorismo de estado, como el que utilizan los terroristas fanáticos de HAMAS combatiendo a Israel, la única nación libre y democrática de Oriente Medio. Todos los partes de guerra  emitidos por los fanáticos al servicio de  Irán, nos informan que decenas de niños mueren en ese combate de odio que inició HAMAS sabiendo que la respuesta hebrea sería muy dura, porque Israel se juega su existencia.

Marruecos nos chantajea, pero no ahora, sino desde los años de la independencia, cuando borraron del mapa todo vestigio de españolidad en el norte rifeño, una región rebelde que quiero porque sus g entes me suenan a autenticidad, cercanía y a explotación de un régimen que frecuentemente nos amenaza con ocupar violentamente Melilla y Ceuta o levantar las barreras a la inmigración en tanto cobra millones de la Unión Europea. Nada gratis ni regalado. Resistimos, pero habrá que advertir a Rabat de que si no fuera por Europa, Marruecos caería, su sistema tiránico, de bruces. Que se lo explique algún ministro español. Paciencia, sí, pero nada más.

Un comentario en “EL ODIO COMO ARMA POLÍTICA – Cano Vera”

Los comentarios están cerrados.