CONFUSIÓN EN LA MONCLOA

EDITORIAL | El tira y afloja del Gobierno de Pedro Sánchez en su pulso con las comunidades autónomas para dejar en sus atadas manos el barco a la deriva de la nueva etapa cuando el ESTADO DE ALARMA se ha diluido para dar paso a una situación al borde del caos, millones de españoles nos preguntamos si este es un país en estado permanente electoralismo, hay sentido de la responsabilidad, de la autoridad y de la sensatez, si es cierto que las competencias de sanidad las tienen las regiones no es menos cierto que el ESTADO debe coordinar el desconcierto que nos conduce  a una crisis sanitaria sin precedentes.

Pero lo triste y lamentable es que no es solo el virus el que viene demostrando que las administraciones no se entienden porque no hay voluntad, es que viene de mil problemas y en el agravio comparativo en el trato que se da comunidades autónomas como la nuestra, dejada de la mano de un bipartidismo que no nos atraído soluciones sino agravios comparativos, muchas competencias pero desigualdad brutal en la distribución en los Presupuestos Generales del Estado, y olvido de situaciones límites de siglos, como el agua, que el socialismo hoy y ayer el PP, nos han dejado de secano, y las limosnas para resucitar el Mar Menor o poner limpia la bahía de Portman. O el lamentable olvido del AVE y la bofetada de ir a Madrid desde Orihuela o tener cortada la via férrea tradicional desde hace tres meses.

Somos los peores tratados del país, los peores, y la crisis murciana se ha estancado desde que el gobierno central se ha olvidado del viejo reino  de Murcia, y en nuestra región, sus políticos, se dedican a montar numeritos en el Parlamento regional que nos han llenado de vergüenza y pena. Y claro se nos valora, como se nos valora, a la rueda de Lepe.

SURESTE PRESS – DIARIO INDEPENDIENTE