SAN LEANDRO. LA BATERÍA DE TODOS LOS CARTAGENEROS.

José Luis Sánchez Álvarez | Opinión | Patrimonio | La Guerra llegaba a su fin, sin embargo en Cartagena parecía tomar fuerza. Se peleaba en las calles, se sitiaba el Parque de Artillería, unas baterías disparaban contra otras y en medio de este caos, aquel 7 de marzo apareció apacible, incluso jubilosos aunque retrasado el vapor Castillo de Olite. En cubierta, cientos de soldados celebraban su entrada triunfal en Cartagena cuando de repente un cañón de 57 mm de la batería de San Leandro le advirtió que se fijase en el pabellón que ondeaba en las fortalezas de costa.

El barco viró y puso proa a toda máquina al freo de Escombreras. El final lo sabemos todos. La mayor tragedia de la Armada española del último siglo. Pero no todos saben  que fue de la batería de San Leandro de donde se disparó ese disparo disuasorio que frenó al Castillo de Olite.

Hoy San Leandro tiene sus muros desnudos y sus espacios vacíos, pero su atmosfera llena, llena de  Historia que no podemos consentir que se pierda.

Aunque en el siglo XVIII la batería ya estaba artillada con seis piezas, llegando a tener en 1741 hasta trece, No fue hasta finales del XIX cuando adquirió su imagen definitiva cuando fue acasamatada en 1895.

La batería de San Leandro con sus cañoneras casi al nivel del mar, cota 4 metros, cuenta con tres casamatas a prueba de bombas donde se albergaban sendos cañones de hierro de 24 cm que dominaban la entrada al puerto.

Como ya dije antes. El 7 de marzo de 1937, durante la sublevación de Cartagena, cuando el transporte militar Castillo de Olite cargado con tropas nacionalistas pretendía entrar a puerto para desembarcar en Cartagena. Desde uno de los tres cañones de 57 mm con que además contaba se le hizo un disparo de advertencia, pero el vapor viró a toda máquina tratando de huir, siendo alcanzado y hundido por los disparos de la batería de La Parajola .

En 1942 fue desartillada quedando guardadas sus piezas en el parque móvil.

El 27 de mayo de 1970 pasa a ser propiedad del Ayuntamiento de Cartagena que desde entonces la ha tenido desatendida.

 En 1994 se le presenta un proyecto al propietario, el Ayuntamiento de Cartagena para su restauración y explotación turística, pero fue desestimada.

En noviembre de ese año en el pleno municipal se presenta una moción que fue aprobada por unanimidad,  para que el Ayuntamiento proponga al Ministerio de Obras Públicas, Turismo y Medio Ambiente, que estudie la recuperación de playa, o la posible instalación de piscinas naturales en la Batería de San Leandro, ya que esta actuación, de poderse llevar a cabo, sería de gran interés económico y turístico para Cartagena.

En efecto se hizo este estudio y se envió a la Dirección de Costas, ya que la iniciativa privada estaba dispuesta a recuperar y acondicionar “Cala Chica” y la batería de San Leandro que desde ella se levanta.

El 4 de marzo de 1999 se debate en la Asamblea regional una moción presentada por el grupo socialista para la elaboración de un convenio para el estudio, conservación, restauración y uso de las fortalezas, torres y castillos de Cartagena, la moción fue rechazada gracias a la mayoría del Partido Popular.

En 2008 debido a la intención de una empresa de hacer un puerto deportivo con más de 600 amarres y su explotación durante 30 años, se planteó la recuperación de la batería a cargo del proyecto, pero el comienzo de la Crisis hizo olvidar estos proyectos.

En la actualidad este BIC se encuentra desde 1970 en estado de abandono total, víctima del vandalismo y lleno de inmundicias.

Mientras nos creemos todos, políticos también, eso de Cartagena Patrimonio de la Humanidad, y actuamos todos en consecuencia, políticos incluidos…

Salud y Felicidad desde Cartagena de Levante.