MINISTERIO DE LA SOLEDAD

GATOLANDIA

Milagros Heredero | Relato | La pobre “Cleopatra” se encontraba sola. Su gatito se había marchado de cacería (de juerga) con cuatro amigotes de pelo en bigote, y según expresaron, para dar una gran batida por la ciudad. El calor asfixiaba y las autoridades pertinentes ante la avalancha ratonil y otras especies repelentes, clamaron ayuda ciudadana. Ya se sabe: los gatos, cuando les conviene, colaboran en la caza. A ella no le permitieron participar porque -dijeron- era “una dama”. Y las auténticas damas no “cazan” bichos feos.

Ahora daba vueltas y revueltas y hasta se mareaba de tantas que dió por su estrecho recinto. Y por puro aburrimiento salió a comprar el periódico. Luego se acomodó en su casa ante un plato de quesos variados y un vasito de vino dulce.Y se enfrascó en la lectura.

Tal vez por su melancolía se detuvo en una noticia apabullante: “la tristeza y la soledad continuadas pueden matar más que el corona virus”… Y lo demostraba Japón, que acababa de crear el Ministerio de la Soledad aunque ya el Reino Unido lo había descubierto dos años antes y publicado en un estudio señalando a nueve millones de personas muertas de pena y poniendo en marcha oficialmente este ministerio. Se oficializaba la soledad.

Segun se ha comprobado – siguió leyendo “Cleopatra” -sentirse solos aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas y de alzheimer. Un quince por ciento de la población japonesa confiesa carecer de relaciones sociales aparte de su familia si la tiene.Y ahora el confinamiento ha terminado con el poco afecto y simpatía si los hubiere. Ha aumentado la angustia existencial, el desequilibrio emocional, la ansiedad, los rencores guardados y la agresividad. Muchas familias confinadas han dejado de ser un nido de paz y bienestar. Afloran viejas deudas después de más de cuatrocientos días aguantándose. Las mujeres y los niños son los mas vulnerables como es bien sabido.

Las enfermedades mentales, ligeras o profundas, se han multiplicado. En consecuencia más que fallecimientos por el virus han sumado los suicidios por desesperación o agotamiento. Casi siete millones de japoneses han fallecido por estas causas en 2020.

Japón pedía a todos sus ciudadanos UN COMPROMISO ACTIVO.

Llegado a este punto el periódico cayó al suelo desde las garritas de “Cleopatra” y también el vino dulce y el platito con queso de la mesita preparada. Y sus pensamientos se fueron muy lejos aterrizando en el concepto y contenido de un posible Ministerio de la Soledad… El nombre traía pensamientos tristes pero, al parecer, fraternales.

-Ya era hora de que un Ministerio se ocupase de una función verdaderamente gatuna… Es un objetivo primordial porque ya se advirtió hace muchos siglos: “no es bueno que el hombre y el gato estén solos”. ¡Hay que “ligar”! ¡Hay que bailar!

Eso que… los gatos no nos distinguimos por nuestro amor social… Conocemos demasiado bien “al otro” para no decir “¡miau!”…

¿Y los hombres?… “Miau, miau” pensaba y repensaba “Cleopatra”…Y no sabía con qué quedarse… “Bueno, la verdad es que abunda lo malo y lo vulgar… pero cuando sale un Miguel Angel o un Cervantes lo compensa todo…” Aunque… “casi es mejor ser gato”…

Y dejó las filosóficas preocupaciones para los sabios y periodistas y se bajó al suelo a relamer su festín. Y, entonces, divisó a “Marco Antonio” que llegaba bastante satisfecho de sus hazañas cinegéticas y también se relamía de gusto.

El Ministerio de la Soledad…. para el gato, pero para el “otro” gato.

  • Milagros Heredero