S.O.S. San Ginés de la Jara

Mañana Jueves 29, a las 9 de la mañana en las puertas del Ayuntamiento, vamos a exigir, espero que por última vez, la reconstrucción del Monasterio de San Ginés de la Jara.

José Luis Sánchez Álvarez | Patrimonio | Tan grande como el empeño de “los poderosos” por hacerlo desaparecer. Es mi empeño y el de muchos. Y espero que el tuyo. Para que el único complejo monástico medieval de la región recobre su antiguo esplendor.

Hasta su desafección del clero, con la desamortización de Méndez Álvarez  (Mendizábal) el Monasterio fue el centro del Rincón de San Ginés y su caserío, el más importante y poblado, por delante de Portman, Herrerías, El Garbanzal o la aldea de pescadores de Cabo de Palos.

Desamortización que firmaron cinco diputados, uno por Murcia, el mismo Mendizábal y otro por Cartagena (recordar que Cartagena tenía derecho por aquel tiempo a 3 diputados, 30 años después, serían 4, hoy…) ese diputado por Cartagena, sería el primer dueño seglar del cenobio: Miguel Andrés Starico, con diferencia el hombre más rico de la región.

Starico convirtió el monasterio, no solo en su casa de veraneo, sino en el retiro eterno de su familia aprovechando la antiquísima cripta de la iglesia que había actualizado pintándola de blanco y tapando todas las pinturas murales que hasta entonces la habían adornado, respetando, eso sí, el trampantojo que hace de retablo del altar mayor.

El monasterio fue heredado generación tras  generación. ¿Quién sabe si Ricardo Codorniú aprendió a amar la naturaleza en sus huertos y jardines? ¿O Juan de la Cierva ideó su autogiro en las alturas de su campanario? El caso es que el ministro Juan de la Cierva Peñafiel acabó vendiendo el monasterio al también ministro Ricardo Burguete para convertirlo en la casa de recreo de su hijo Manuel. Pero llegó la Guerra y se llevó a su nuevo dueño. A partir de ahí aquel “pasmo para los sentidos” que había sido San Ginés de la Jara, pasó a ser una simple explotación agraria hasta que el señor del ladrillo se fijó en sus campos y con él acabó de llegarle la ruina.

Mañana, tras diez años de lucha por su recuperación, es el momento de poner fin a este episodio de abandono y desidia de nuestro Patrimonio. Mañana a las 9 de la mañana en las puertas del Ayuntamiento vamos a exigir, espero que por última vez, la reconstrucción del Monasterio de San Ginés de la Jara.

Ha llegado el momento de atravesar el espejo, si como Alicia, quieres conocer el País de las maravillas. Desde la pantalla de tu ordenador poco más puedes hacer. Apaga la pantalla y sal a la calle. Te esperamos en las puertas del Ayuntamiento a las 9 de la mañana.