“GRANDES CASOS DE LA CRÓNICA NEGRA” De Juan Rada

  • Varios de tan impactantes crímenes tienen como escenario Murcia

Redacción | Cultura | Libros | Un nuevo ensayo de criminología de Juan Rada, veterano periodista de investigación. Se centra en el 2020 como año de aniversarios. Y es que se cumplen 40 del asesinato de los marqueses de Urquijo. También de otros importantes casos sin resolver o con sentencias que dejaron abundantes dudas. La matanza de Los Galindos (45 años) o un magnicidio, el del líder de la oposición marroquí, Ben Barka, ocultado en un cementerio navarro (55), ambos sin aclarar.

También varios más que impactaron grandemente en la sociedad española. Terribles sucesos como las masacres de Puerto Hurraco (30) y de Liermo (40), la orgía satánica en Tenerife (50), la niña fratricida de Murcia (55), el inicio de las muertes en la ‘Casa maldita’ de Madrid (75), el crimen de Cuenca (110), “el Sacamantecas” de Gádor (110) y otros sangrientos sucesos que marcaron una época.

Todos ellos, de gran resonancia, se muestran actualizados en las páginas de este libro. Se aportan nuevos datos y testimonios desconocidos hasta ahora, fruto de investigaciones en los últimos tiempos. Temas de gran interés social, debido al misterio que encierran, la posición de los implicados o por el peligro que entrañan los asesinos en libertad.

Sucesos controvertidos sobre los que la opinión pública sigue debatiendo pese al tiempo transcurrido. Algunos están siendo reabiertos a la luz de nuevas técnicas investigadoras.

También figuran en estas páginas desapariciones misteriosas, especialmente de niños. Y novelescos asesinatos cometidos por mujeres. No hay que olvidar que… ¡ellas matan mejor! El veneno es su arma predilecta.

Esta obra conforma un escenario por el que desfilan famosos malhechores. De toda calaña y peligrosidad. Auténtica radiografía de la delincuencia y, por consiguiente, un reflejo de nuestra sociedad.

Una selección de narraciones apasionantes, con medio centenar de temas, que aún permanecen en la memoria colectiva. Acompañadas de las portadas que en su momento publicó el conocido semanario de sucesos El Caso, que fue dirigido por el autor de este libro.

También trabajó durante una época en la región de Murcia como redactor jefe del diario Línea y director de El Noticiero de Cartagena. Buen conocedor de esta zona, expone algunos asuntos relevantes. El misterio, todavía sin resolver, de los tres hermanos solteros que, una vez retirados del trabajo, deseaban disfrutar del clima de Mazarrón; los cuerpos de dos de ellos aparecieron sin vida en la playa y el tercero, desaparecido. También el terrible caso de la niña Piedad, de 12 años, que fue asesinando uno tras otro a sus cuatros hermanos pequeños para poder jugar más libremente. O el testimonio de Juan Rada cuando presenció el último y definitivo ingreso en prisión del Lute, en el penal de San Antón, tras su segunda y más larga fuga.

El autor quiere poner de manifiesto que el pasado y presente de un país se reflejan en gran parte a través de sus crímenes. Sobre todo, de aquellos que dejan huella. Dicen mucho, no sólo de quien los comete, sino de la sociedad y época en que suceden. Para narrarlos falta tinta negra y sobran delitos.

La prensa de sucesos ha desarrollado una difícil y encomiable labor. En las hemerotecas ha dejado un legado impagable.

Conocer el crimen es la mejor forma de combatirlo. Difundir los delitos que ocurren, cada vez más sofisticados, es el modo más idóneo de prevenirlos y evitarlos. Son un buen indicador de cuando algo anda mal ajustado en la ciudadanía. Visión que lamentablemente no es compartida por el poder.

Por ello los mandatarios, sea en dictadura o en democracia, han intentado siempre limitar, conforme a sus intereses, la difusión de tales hechos para evitar perjuicios de tipo político. De ahí que la censura, antes y ahora, ha tratado de silenciar en lo posible que se airee tal situación.

Tan sólo El Caso aguantó los duros y continuados embates censores. Fue el mejor exponente de la crónica negra tras la guerra civil. Testigo fiel de la España real, profunda y oscurantista. En sus hojas de papel amarillento, auténtico pulp, se reflejaron los principales hechos delictivos. Y en esta obra se muestran las portadas originales de los crímenes más impactantes que difundió esta publicación en su apretada historia informativa.

Este libro es un viaje a lo más profundo del delito. Efemérides de asesinatos, muchos de ellos todavía sin aclarar. Crónica negra en estado puro de ayer y de hoy. Como decía Voltaire, «la historia de los grandes acontecimientos del mundo apenas es más que la historia de sus crímenes».