EL ‘PESOE’ CARTAGENERO CON EL SACO DE LAS AVELLANAS ABIERTO – JUAN E. PALMIS

Juan Eladio Palmis | Opinión | Cartagena | Porque será de necesidad de recordarle a los “tranquilicos” sociatas con el código de barras en vigor en Cartagena, que lo importante no es que te inviten al “baile de capitanía” sino que tú formes parte de la organización del baile, y no bailes solamente los “lentos amarraos”, porque, entre otras muchas cosas, al final, el partido socialista cartagenero no pasa de ser sino una cofradía más, pero la que procesiona en  silencio; pero, al fin y al cabo, otro con más de los mismo.

Hecho este preámbulo para intentar deciros a los que sois mandamases en el partido sociata de Cartagena, que ya va siendo hora de que cerréis el saco de las avellanas, dejar de pelarlas y las cáscaras tirárselas a la gente que os votó.

Porque si dijéramos que los tránsfugas de vuestro partido que se han amasado a la Trinca municipal cartagenera para cobrar sueldo y otros afanares y requisares, fueran gente de la tipología de líderes carismáticos; otro gallo sería el cantor; pero la gente de Cartagena y su término, con completa seguridad, votaron las siglas Pesoe, y en modo alguno votaron a las personas que iban en las listas.

Y aunque por otro lado desconozco cuál es la razón por la cual la Juan Electoral Provincial, se mantiene cien días en vigor, posterior al recuento electoral, y, por lo que se ve el amasijo cartagenero de políticos a nivel individual unidos para cobrar, es, o fue, legal; cuando goza de una legalina antilógica, para la cual  ya existen sentencias en firme de tribunales de la justicia española que dicen lo contrario respecto a los tránsfugas y sus aspiraciones personales.

Y si se sabe que ya hay sentencias de esa organización que llaman la justicia española, a la cual, a título personal y en plural el mundo político siempre repite una y otra vez que la respeta y la acata (después, de inmediato, vuelven la cabecica para que no se les vea la sonrisa de cabroncetes y de chunga que se les pone), pero que, en caso cartagenero, no sabe uno bien a qué se está jugando.

Porque partiendo de la base que el partido popular o ciudadanos de Barcelona, siguiendo con lo que publicitan desde sus estados mayores (los unos a nivel de colegios eclesiales y los otros a nivel de colegios de monaguillos) en momento alguno deberían de haber hecho amasijo con los expulsados del Pesoe para formar un entente que desde lejos ya echa mal olor porque se les ve las intenciones particulares y personales; y muy detrás, muy detrás de ellos, lo mismo, una ciudad no puede quedarse con los brazos cruzados y esperar acontecimientos; sino apretar en orden a lo que es de lógica y de justicia, aunque nada tenga que ver con la ley electoral.

Ante un marreo de ese tipo y de esa envergadura, y que encima está empobreciendo y envileciendo la ciudad de Cartagena a niveles nunca conocidos de rala catadura política, donde todos los movimientos giran en el entorno de partidas económicas sin visión de conjunto para los ciudadanos, y tan solo al servicio del clan del amasijo, en vez de procesional en silencio, el Pesoe tiene que actuar porque al fin y al cabo el marreo político municipal son de su culpa y competencia.

Lo que está reflejando el amasijo municipal de Cartagena, puede resultar más cómodo que ninguno otro para las lista de espera de chupeta y los bailaguas; pero en todos y cada uno de epígrafes sociales que necesita la ciudad no se ha hecho absolutamente nada que no sea cabrear al personal.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

  • Imagen Portada: “El PSOE expulsa a la alcaldesa de Cartagena y a los concejales que pactaron con PP y Cs”