Carta de Apoyo a Consuelo García Del Cid

Lorenzo Antxia | Opinión | Infancia y Derecho | Consuelo García del Cid es una escritora, investigadora y activista social por los derechos humanos, que va a ser juzgada el próximo lunes 22 de junio en Madrid por una acusación penal de la Fiscalía.

Quien no conozca de este asunto podría preguntarse cual puede ser el delito o falta que ha cometido esta escritora y defensora de los derechos humanos por el cual se esta enfrentando a una acusación y a un procedimiento penal.  Debe ser algo lo suficientemente grave para que nuestro sistema judicial decida actuar contra ella, y efectivamente lo es, pero lo grave no es lo que ella ha hecho, sino que lo grave es lo que ella ha denunciado que otras personas están haciendo.  Y eso tan grave que Consuelo García del Cid ha denunciado es la vulneración de derechos fundamentales de miles de personas en nuestro país democrático.

En su labor de escritora e investigadora Consuelo ha escrito varios libros donde relata los detalles sobre el sistema de reformatorios para mujeres jóvenes que hubo en España durante el régimen franquista, en ese sistema miles de adolescentes y jóvenes fueron internadas en esos reformatorios en condiciones carcelarias bajo la supuesta acusación de conducta impropia a la moral que el régimen franquista imponía a las mujeres.  Una triste realidad que duro varias décadas, y que Consuelo conoce muy bien porque ella misma fue encerrada en uno de esas cárceles para mujeres jóvenes, y como casi todas las demás fue encerrada sin haber cometido ningún delito.  Además de denunciar las penosas condiciones de vida de esas mujeres, los castigos y el trabajo forzado, Consuelo también denuncia en sus libros la retirada de sus hijos a las jóvenes que se habían quedado embarazadas, y la entrega de ese niño o niña a padres adoptivos, familias adoptivas que generalmente eran personas pudientes económicamente, y muchas veces afectas al régimen franquista.  Retiradas de hijos a sus madres que no solo se realizaba a esas jóvenes internadas, sino que también fue una practica que se llevo a cabo en hospitales y maternidades hacia mujeres a veces solteras, a veces con precariedad económica, y a veces sospechosas de algo a ojos de la moral del régimen.  A esas mujeres a las que alguien decidía quitarles a sus hijos, robarles su derecho a ser madres, un medico o enfermera les decían que su hijo o hija había muerto al poco de nacer y que lo habían enterrado, cuando la realidad es que su hijo estaba vivo y en brazos de unos padres postizos que en muchos casos o siempre pagarían dinero para conseguir que les diesen ese niño robado a su verdadera madre.

Esta realidad tan grave del pasado reciente de nuestro país es la que Consuelo ha descrito y denunciado en sus libros y artículos.

Pero lo más grave que ha denunciado esta escritora y activista es que ese sistema de quitar sus hijos a ciertas mujeres con diversas excusas no se termino con el final del régimen franquista, como se podría suponer, sino que continúo y aun perdura en nuestros días en nuestro país democrático y garantista.  Ahora no se quitan los hijos a ciertas madres en los hospitales al dar a luz, engañándolas diciéndolas que su hijo ha muerto, o negándoles el derecho a criar a su hijo en el caso de aquellas jóvenes privadas de su libertad y sus derechos mas básicos.  Ahora ese sistema que quita los hijos a sus madres se ha transformado un sistema denominado ´´ Protección de  Menores.«   Este sistema de Protección de Menores que según la legislación lo que debería hacer es buscar y proteger a los niños y niñas que por motivos reales y graves estén desprotegidos, o que se vulnere sus derechos, bien sea por sus padres naturales o por sus tutores legales, y corregir de un modo u otro esas situaciones para garantizar la seguridad y la vida de esos niños desprotegidos por sus padres u otras personas adultas.  Casos reales y graves de niños y niñas que por desgracia se dan en nuestra sociedad.   Esto es lo que debería hacer este sistema de Protección de Menores según la legislación y según el más básico sentido común.

Pero en su lugar lo que están haciendo las personas que componen ese sistema de Protección es actuar en contra de lo que establecen la Constitución y las leyes, y en contra de lo que establece el sentido común.  Se están retirando niños y niñas a sus madres y padres por motivos no graves como el maltrato o el abandono, se están retirando niños a sus padres que viven perfectamente con ellos, que son perfectamente atendidos por sus madres y padres, dentro de las carencias económicas que puedan tener.  Se están quitando niños a sus padres por motivos no justificados legalmente, por motivos no demostrados, por motivos a veces irrelevantes o inventados por los técnicos que declaran esos desamparos de los menores.

Y esos menores declarados en desamparo y arrebatados a sus padres legítimos, son en algunos casos entregados en acogida o adopción a otros padres, los cuales cobran una cantidad de dinero para mantenerlos, un dinero que muchas veces se ha negado a los padres biológicos cuando lo han solicitado para poder mantener a sus hijos.

Otros menores son internados en centros donde se les debería ofrecer una vida mejor a la que tenían con sus padres a los que se los arrebataron porque supuestamente los tenían desprotegidos.  Pero sabemos por los testimonios de esos menores, de sus padres y de algunos técnicos de esos centros que la vida de esos menores allí no se parece en nada a lo que se supone que debería ser, se ha denunciado en muchos de esos centros mala alimentación, falta de un seguimiento en la educación y en la salud de esos niños, e incluso malos tratos físicos y abusos sexuales por parte del personal del centro.  Soportando tales condiciones de vida no es de extrañar que algunos menores se fuguen de esos centros, y otros se hayan suicidado o intentado suicidarse, tampoco nos puede sorprender que otros niños y niñas acaben siendo captados en el consumo y trafico de drogas o en redes de prostitución.

Esta es la insólita realidad que esta sucediendo actualmente en nuestro país: se están vulnerando los derechos de miles de madres y padres a los que se arrebata a sus hijos/as por motivos no graves ni justificados legalmente.  Y se están vulnerando los derechos de miles de niños y niñas a los que en vez de protegerlos se los deja desprotegidos ante los abusos, la desidia y la manipulación de algunos adultos.  La razón de porque esta sucediendo esta insólita realidad es como no es muy difícil imaginar por el dinero, la tutela de cada vez mas menores por el Estado esta moviendo millones de euros de dinero publico, un magnifico negocio para algunas personas sin escrúpulos.

Esta es la insólita y terrible realidad que se ha atrevido a denunciar Consuelo García del Cid en sus libros, y que también denuncio en una comparecencia que dio en el Senado español ante todos los políticos presentes.  Y es por esa denuncia pública en el Senado, por la que ciertas personas del sistema judicial que se sintieron aludidas por sus palabras han arremetido contra Consuelo y la denunciaron penalmente.

En vez de escuchar lo que ella denuncio, y reaccionar todos los partidos políticos y todo el sistema judicial para investigar todo lo denunciado por Consuelo y también por otras personas, y después hacer lo necesario para acabar con esta situación aberrante de vulneración de derechos de miles de menores y de sus madres y padres, en vez de hacer eso, que es lo que deberían hacer, nuestros partidos políticos han hecho oídos sordos y miran para otro lado ante este grave problema, y nuestro sistema judicial en vez de investigar de oficio esas graves vulneraciones de derechos denunciadas, arremeten contra la persona que se ha atrevido a denunciarlas públicamente.

Es realmente decepcionante y muy triste comprobar con hechos como este la baja calidad de la democracia y la justicia que existe en nuestro país, y el escaso nivel moral y ético de muchas de las personas que representan a esa democracia y a esa justicia de nuestro país.  Cuando una persona que denuncia la vulneración de derechos de miles de personas es represaliada y amenazada con imposiciones judiciales, y sin embargo no se mueve un dedo contra los que están cometiendo esas vulneraciones de derechos de miles de menores y adultos, nos deja comprobar con tristeza la lamentable realidad de nuestro país y de muchas de las personas que lo representan.

Tristeza al comprobar esa lamentable realidad, pero no desanimo para seguir exigiendo a nuestros representantes políticos y judiciales que cumplan con sus obligaciones, que dejen de mirar para otro lado, que investiguen esta grave realidad denunciada por Consuelo y otras personas, y que se termine de una vez con esas graves vulneraciones de derechos de miles de niños y sus padres.

Esperamos y deseamos que el esfuerzo, el valor  y las denuncias de Consuelo sirva para que a partir de ahora las cosas comiencen a cambiar, para que cada vez mas madres y padres afectados pierdan el miedo y se atrevan a denunciar su situación, para que cada vez mas personas se atrevan a denunciar estos abusos y vulneraciones cometidos por oscuros intereses económicos, y para que nuestros representantes políticos y judiciales hagan de una vez lo que deben hacer, que es defender los derechos de todas las personas de este país, y no mirar para otro lado ante los problemas causados por ciertas personas poderosas y cuando sus victimas son personas normales.

Animo Consuelo, la batalla por la verdad y la justicia esta en marcha.

  • «Infancia y Derecho» – Lorenzo Antxia

9 comentarios en “Carta de Apoyo a Consuelo García Del Cid”

  1. Hola me gustaria hablar con la asociación por que mi caso esta también hay plasmado me paso exactamente lo mismo

    Me gusta

  2. No conseguirán deshacer lo construido para que la verdad salga a La Luz. Son tan inútiles, cobardes e infantiles, que si no fuera por el aberrante abuso de poder que han realizado con los niños, sus palabras y acciones darían risa. Ánimos Consuelo, no estas sola, somos muchas mentes despiertas, muchos corazones fortalecidos y mucha indignación canalizada para destapar la verdad de este país.

    Me gusta

  3. CONSUELO NO MIENTE, TIENE PRUEBAS DE TODO LO QUE HA DENUNCIADO EN EL SENADO Y EN SU LIBRO. ESTO SIGUE PASANDO EN ESPAÑA A DÍA DE HOY COMO SUCEDÍA EN LA ÉPOCA DE FRANCO. A MI MISMA ME QUITARON A MI HIJO SEDANDOME EN EL HOSPITAL, ESPOSANDOME Y ATANDOME, INCLUSO LLEGARON A DECIRME QUE MI HIJO NO ERA MI HIJO, TENGO PRUEBAS DE TODO, MI HIJO YA TIENE MAS DE 3 MESES DE VIDA FUERA DE MI UTERO Y EL MISMO TIEMPO DE SECUESTRADO BAJO EL NOMBRE «TUTELA». CONSUELO NO MIENTE. SOMOS UN CLARO EJEMPLO DE LO QUE CONSUELO DENUNCIA.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.