“Resistiré”

José Luis Sánchez | Opinión | Cartagena | Friedrich von Schiller, autor de un poema titulado “Oda a la alegría” que sirvió de inspiración para que el también alemán, Ludwig van Beethoven pusiese letra a su novena sinfonía, y cuyos coros finales acabaron siendo el himno de Europa. Escribió: “La casualidad no existe, y lo que parece un accidente viene de las fuentes hondas del destino”.

Nada sucede por casualidad, y quizá no sea casualidad que cuando un enemigo poderosísimo amenaza a la humanidad, una voz se alce contra él y le grite a la cara “Resistiré” y ese grito, que va a ser el de medio planeta, lo entona por primera vez en el Mundo como himno de la lucha contra la pandemia del COVID-19, la familia Galindo, en el histórico casco antiguo de Cartagena.

Tras ser la segunda ciudad confinada en España, al día siguiente de Igualada. La noche del día 14 en la céntrica Calle del Carmen, los Galindo desde su balcón  “por casualidad” echa a rodar una vieja canción que en pocos días se convertirá en un grito de rabia y orgullo de eco  planetario.

Resistiré, para seguir viviendo

Soportaré los golpes y jamás me rendiré

Y aunque los sueños se me rompan en pedazos

Resistiré, resistiré

Al día siguiente Arturo Pérez Reverte, vía Twitter, dijo que sus paisanos habían encontrado un nuevo himno de España. No imaginaba nuestro paisano que se iba a quedar corto. Este video https://twitter.com/i/status/1238945665046249472corrió como la pólvora; tres días después el diario El País calificaba en un titular a «‘Resistiré’, la vacuna emocional de España que urdió un pesimista».  El Mundo, en el día del Padre decía: Resistiré, la canción del Dúo Dinámico que se ha convertido en himno del coronavirus”.Ese mismo día Libertad digital decía«”Resistiré”, el himno del coronavirus que ayudó a Manuel de la Calva a superar un cáncer».

Aparecen versiones como la de Barón Rojo o la versión flamenca. También se versiona en Euskera “Eutsikodut” y en Catalán “Aguantarem” y se traduce a otras leguas como el italiano.

Y si grande fue el impacto en España, no menor lo ha sido y está siendo en América, especialmente después de que  CADENA 100 uniese al mundo de la música en “RESISTIRÉ 2020”’, “el himno para vencer juntos al coronavirus”. En Argentina se hace viral, en México se unen 100 artista para cantarlo. En Venezuela El Universal de Caracas apunta que «“Resistiré” nació para hacer historia».

Y sí, esta nueva vida de “Resistiré” vio la luz aquella noche del 14 de marzo en el corazón de una ciudad acostumbrada a resistir. Este himno nació a escaso 30 metros donde murió el autor del otro himno de España, el del exilio, el de la concordia: “Suspiros de España”

Y no fue por casualidad que la cuna fuese esta vieja ciudad, acostumbrada a cercos, sitios e invasiones desde griegos, cartagineses, romanos, bizantinos, alanos, vándalos, visigodos, árabes… Cartagena siempre resistió.

Resistió a las tropas de Napoleón que nunca pisaron su solar, una vez que, en cuestión de minutos los cañones de sus castillos destrozaron las baterías con las que los franceses pretendían sitiarla.

Resistió hasta el final el asedio de los Cien mil Hijos de San Luis, hasta que, ya ejecutado el general Riego y con Fernando VII paseando por España en un carroza tirada por entusiastas paisanos al grito de “Vivan las cadenas”, el último general liberal, Torrijos, rindió con condiciones la plaza a los franceses.

Resistió durante un mes en 1844 el asedio de las tropas del Gobierno, rindiéndose tras cinco días de intenso bombardeo.

Resistió seis meses enarbolando la tricolor cartaginesa (De arriba a abajo, roja, blanca y morada) del Gobierno de la “República Democrática Federal de España”, frente al Gobierno central durante el año del Cantón. Incluidos 45 días de feroz bombardeo. Al final en las ruinas de Cartagena murió la Primera República.

Resistió 117 bombardeos durante la Guerra Civil, y tras una sublevación, aplastada sin compasión, se rindió la última. La Segunda República murió donde la Primera: en Cartagena.

Por esto. Por todo esto; no parece una casualidad que el espíritu de resistencia a este enemigo que despierta en nuestros corazones el “Resistiré” naciese en el corazón de Cartagena.

Hasta que llegue el día que tomemos las calles… Resistid.

Salud y Felicidad desde Cartagena de Levante.