Tinduf, o fosa o libertad

El pozo va camino de una tumba para enterrar al pueblo saharaui si no se abre un rayo de luz

El zorro/La colleja | Amo, adoro y siento el desierto cuando no es el inhumano, el que se extiende por una sociedad del espectáculo que busca un dios que no existe. O desconoce. Hoy, el desierto, en un rincon del sur argelino, 220.000 saharauis que fueron españoles y hablan nuestro idioma, van cayendo uno a uno en una tremenda fosa que se llama TINDUF, pero resistiendo niños y abuelos incluidos. El mundo sobrao, rico, occcidental y de «raices cristianas», calla y otorga, y España con sus gobiernos progres o no, se lavan las manos.

Ayer y hoy el Sáhara se nos ofrece con la pureza dolorosa que atrapó el alma de otro soldado del bando de los perdedores y amante de estas soledades vivientes, entre las arenas ensangrentadas, llegando al genocidio. Ningun LAWRENCE DE ARABIA ha levantado la voz y las armas silenciadas cuando se utilizan en legítima defensa para soñar esa realidad que se escapa porque la libertad ya no es ni un mito, ni una leyenda, ni utopía, sino monotonía o el graznido del pavo navideño en la cocina pringosa de la ONU, en donde delegaciones de 28 dictaduras y monarquías medievales africanas y de Oriente Medio, mercenarias y desalmadas, cuna del terrorismo oficial, se abrazan festejando la banalidad política de los veinte grandes del Sistema renunciando a los trascendental.
El carnaval, que el pasado miércoles bailó al compás de Madrid y Rabat, alertando de un atentado fulminante en Tinduf, ha desequilibrado la zona y ha ayudado a los criminales del SAHEL, donde las grandes potencias maniobran practicando un doble juego desconcertante. El carnaval deja un poso de odio y resentimiento en el pozo que abrió MARRUECOS con apoyo de la logística norteamericana. El pozo va camino de una tumba para enterrar al pueblo saharaui si no se abre un rayo de luz, allí abajo, en el otro mundo de nómadas forzados a cambiar de camino, donde me hice hombre en una noche azul de Tombuctú, de tuaregs amigos.-