Cruella de Vil

LA COLLEJA

El Zorro | Opinión | Su verdadero nombre es el de Carmen CALVO,  vicepresidenta del Gobierno sanchista rotando a la coalición social-comunista-ultrafeminista que ha roto millones de hogares, familias, parejas y compañeros homosexuales, utilizando el camino torticero del engaño masivo. Es un objetivo diversificado,  de diversos perfiles que integran las comunidades humanas, la ciudadanía y esa sociedad española en fase de soportar los obuses de la artillería traída de los polvorines del capitalismo que mata y de esa izquierda ultra que  despelleja.  Hasta hoy nadie ha contado la verdad de ese movimiento telúrico, hasta obsceno. solo se canta aquella vieja canción de VAMOS A CONTAR MENTIRAS TRASLARA, TRASLARA como música de fondo de una película en la que los únicos malos malísimos somos los machos ibéricos, antes llamados españoles, una multitud de sicópatas sexuales que necesitan urgentemente medicina populista con algunas dosis de esa droga que no falla, el odio o como mínimo rencor en un coctel de venganzas y unas leyes fracasadas y sin un Presupuesto. Es verdad que la violencia de género, esa que nos descalifican a millones de hombres, aqui en España, y se levantan como trofeos electorales. SE HA POLITIZADO EL SEXO. Primero fueron los monoteístas, y en la dictadura se publicó el llamado EDICTO ANTI-PUTAS, con fracaso rotundo, claro. En el fondo nos presentan como perros dálmatas o no, como en la novela y la película, de malos y buenos, con ese veneno del maniqueísmo marca española, precisamente un seudo socialismo que durante la República se opuso frontalmente a que las mujeres votaran «porque las encontraban muy conservadoras y contaban todo a los curas, que estaban controlados por la derecha vaticana». En aquellos años 30 previos a la guerra civil el unico que pedía justicia para las mujeres fue José Antonio Primo de Rivera, que exigia «una España faldicorta» !!un fasciiista, coñe !!

Hoy ese fascismo feminista que ha aparecido disparando  a todo pene viviente ha estallado a bordo del buque insignia del sanchismo en el bunker de la Moncloa depósito del puritanismo más rancio de la brutalidad humana, aunque el puritanismo no toca los robos de los ERE, que permitía a algunos compañeros irse a los prostíbulos de la orgia andaluza pecadora y espectacular  con la droga que  corrige  las disfunciones eréctiles. El diluvio Universal !!!!

Me confirman que la Cruella De Vil  ya se ha hecho mayor y que ha entrado en el juego erótico de darle a la lengua viperina, una tal MALEFICA , el hada malvada que amadrina la corrupción, a la que le cuenta un ex policía como se montan chiringuitos informativos entre polvo y polvo, eso sí, levantando acta notarial de consentimiento mutuo, pero sin salto del armario.

Es una vergüenza toda esta historia que se ha convertido en la caza del hombre en un clima de desinformación, para ocultar otros gravísimos hechos ruinosos y universales, como la violencia canallesca del negocio del sexo con menores, pederastia, que el Papa Francisco ha condenado enérgicamente, aunque la paradoja es evidente, la Iglesia  también es culpable, lo mismo en Tailandia, que en Argentina o Canadá, y su secuela de la pornografía infantil que se exhibe en Internet, solo tocando unas teclas y colocar el disparo de Porno en sus numerosas formas. Cínicos, cínicas y gentuza. No nos agradan los sermones, pero algunos debemos, tenemos, el deber libre de denunciar cómo nos chantajean emocionalmente. Y hasta nos sodomizan pagando a las manadas del separatismo en los burdeles de la Vía Layetana. O en el meblé de lujo que existe en los sótanos de la Generalidat. El no va más queda ubicado en Flandes, donde Napoleón fue repugnantemente magreado por el machismo europeo y cristiano. Finalmente nos preguntamos algo perplejos ¿quién o quiénes financian esta movida universal, de millones, que solo en nuestro país ha costado a escala nacional algo más de siete millones de euros? Item mas ¿qué hacían en las manifestaciones de Madrid y otras capitales europeas infinidad de musulmanas vestidas al estilo islamista, señal de una integración fracasada?

EL ZORRO.-