“La Irrelevancia de Llamarse Juan”

Juan Sánchez | Relato | Llueve, son las cinco de la mañana y está lloviendo a penas, como repicando a duelo por la portuaria. Desde la ventana del hotel solo se oye el chisporroteo del agua clerical que quiere y no puede limpiar los ‘pecadillos’ de los de abajo. Son tantos años de amontonar mierda sobre más mierda, política basura sobre más política y más basura , pillaje sobre pillaje, que cuatro gotas de agua rala pasarán inadvertidas entre tanta roña acumulada. Eso sí, al amanecer, vestiremos de domingo aunque sea martes, y daremos los buenos días con la misma hipocresía de siempre, y fulana dirá a mengana, qué bien que llueva a ver si limpia la atmósfera de una vez. Y la mengana asentirá sin mucha fe, pensando que dejó tendida la colada y tendrá que volver a lavarla porque lo que cae es con perdón más mierda sobe la misma mierda terráquea.

En el andén de jamás volver, cuatro gotas de lluvia son suficientes para ahogar mil lágrimas. Las mismas lágrimas de llegada marchan con el viajero en su equipaje sin relevancia. Alguna de ellas se solidariza con la lluvia que va al mar pequeño, ahogado por la porquería que vomitan los campos y los montes intoxicados de ambición humana camino del encuentro. El mar chico y el viajero eterno, parecen siameses de un mismo sino, diversión para hombres cadavéricos, exprimidos, agotados y desterrarlos al olvido. Pero el viajero no se queja, el mar vomita vida muerta, y eso da una pista irrefutable de su rabia marinera. El viajero calla, perdona casi, y sigue trazando pasos nuevos, no queda otra, cae la lluvia más ácida que nunca y el tren comenzará de nuevo su larga andadura.

Cuatro gatos que resultaron cinco, retozan entre las piernas del caminante sin rumbo, cada uno tiene su propio nombre secreto, ese que solo conocen entre ellos, y aunque sus presuntos amos se inventen palabras para llamarlos, ellos solo responden al latido de otro corazón de gato. Qué maravilla verlos aquí en el andén de partida, como un comité de buen augurio o un abrazo con garras y bigotes de eterna dulzura, como un pacto de complicidad sin tiempo ni tormenta. Los gatos solo saben jugar a ser gatos, ya quisiera el viajero ser uno de ellos, y tal vez lo sea pero no lo sabe, aún. Y ahí están todos ellos, ajenos a la lluvia de lágrimas, hoy les importa muy poco mojar sus zarpas porque cada gota es tan cálida como un trocito del alma que se desgarra. Sus ojos miran desde el otro lado, ese que solo pueden ver los gatos, y algo bueno deben estar viendo porque su sonrisa y sus bigotes erectos dicen claramente: Juanito, te queremos como uno de los nuestros. Gracias bigotudos, diez mil vidas de gracias colegas, allá donde volvamos a encontrarnos seguiremos con el gran juego. Miau.Miau.Miau.

Chufla impasible el tren de la vida, viajeros al tren, billetes por favor, oiga maquinista yo no sé dónde voy, no importa muchacho, sube al tren del destino, da el primer paso y el camino aparecerá. Parece Budista Zen el revisor, igual lo fue en una vida pasada, pero lleva razón, y mi primer paso es subir al fin, por fin, al tren de mi propia vida.

Allí abajo, cinco caritas de ojos relucientes y sonrisa a gatas, juegan a cazar una lágrima furtiva y al volver la vista atrás desaparecen entre esa lluvia irrelevante dueños para siempre de la vida y la esperanza perdidas. Suerte colegas, llevad cuidado con las ratas de dos patas, esas que se dicen ‘hombres’, pero solo son crueles, burdas y babosas alimañas. Suerte compañeros del alma: Olliver, Rojo, Silver, Chimba y Chambi... Miau! y Akira y Nora, Guau!, y Koko y Chulo, Hola!… Hasta el infinito, y para siempre!!

  • Juan Sánchez

Un comentario en ““La Irrelevancia de Llamarse Juan””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s