“Torra Aprieta el Gatillo de los CDR Asesorados por Agentes Secretos (III)”

Relato de José Juan Cano Vera | Desde Torrevieja | Aterrizo en Alicante y no en Corvera, la joya valcarciana y de sus socios. En el temporal político de éste mes que no terminará el 10 de noviembre, derivando a ciclón “Pedrooo”, Arturo Pérez-Reverte ha dicho que torea a todos sus adversarios, claro, el presidente en funciones sin ningún complejo. “con esa falta de escrúpulos que caracteriza al político de raza española”. Quizás digo yo, como ese personaje, espía y agente secreto que aparece en sus libros, el tal Falcón. Cuela bien en ese mundo de intrigantes, conspiradores, golpistas y delincuentes, salvo contadas excepciones que aparecen en la novela de suspense del soberanismo catalán. Uno de ellos, trapero, el que fue gran jefe de los mossos, conoce toda la historia interna de la partida de tahúres, y de ese juego de agentes secretos de la inteligencia montada hace años, cuando Pujol dejó dicho a Mas que necesitaba una unidad especial para exportar millones de euros de las familias catalanas, sus empresarios incluidos los amos de los medios informativos que son los que mantienen en forma la involución democrática tirando a república populista, no en balde, agentes de la GENERALIDAD negociaron en China “un préstamo de 10000 millones de dólares, como apoyo económico y político a un futuro gobierno catalán en un lugar estratégico de Europa”.

Palabra que es cierta, como lo sabe Trapero, al que quieren salvar de las rejas la inteligencia y la contra “por razones obvias”. Se verá cuando comparezca ante los magistrados de la Audiencia Nacional. Cante o no cante sobre el fondo oscuro del golpe y antes del golpe que se empezó a proyectar con tiempo y años suficientes tras la caída de ETA. Todo raro, hasta la fuga de Puigdemont y su núcleo duro, a Bélgica, cruzando media Europa. Torra, insistimos, ha apretado el gatillo al afirmar que la desobediencia civil es un derecho, es la orden de ataque y están en ello. Se rumorea que unidades militares se han desplegado en la zona norte de Valencia y este de Aragón.

Los comités de defensa de la república CDR empiezan al desvelar sus cartas con vistas a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el Proces que se espera inminente. O éste viernes o el lunes. El ala extremista del independentismo ha puesto toda la carne en el asador con una gran movilización ciudadana de punta a punta. Según los planes de los terroristas urbanos han comenzado a revelar el sus canales en las últimas horas, los soberanistas aspiran a movilizar a cientos de miles de personas de manera inmediata, solo instantes después de que se conozca el fallo del tribunal, que preside Manuel Marchena. El colapso de la Comunidad Autónoma deberá durar al menos tres días, el tiempo que debieran tardar en confluir en Barcelona las cinco grandes columnas que partirán de forma simultánea desde Gerona, Vic, Berga, Tárrega y Tarragona.

Según los servicios de inteligencia españoles, otra organización, denominada “Tsunami Democratic”, que ya está liderando de facto la llamada a la desobediencia civil, rebelión urbana que hicieron la víspera del 1 de octubre diferentes colectivos sociales catalanes no oculta que su objetivo es generar una situación de crisis generalizada al estado que se prolongue en el tiempo como reacción violenta ante el fallo del supremo. Fuentes consultadas por nuestros compañeros de investigación mantienen la tesis de que estos movimientos de agitación catalanes están siendo asesorados por organizaciones secretas de varios países.

Las fuerzas y cuerpo de seguridad del estado español llevan trabajando desde hace un año en un plan de contingencia para intervenir la policía autonómica catalana en caso de desobediencia, como ocurrió en otra ocasión. La Secretaria de Estado de Interior ordenó a la Guardia Civil y a la Policía Nacional la preparación de estudios en profundidad para tomar el control de la Policía Autonómica si fuera necesario. Sobre estos planes se ha venido trabajando hasta hoy. En el momento de redactar este comentario y análisis se considera la situación política, social y de seguridad ciudadana en una fase de máxima crisis y se han observado movimientos de refuerzo de unidades especiales de la seguridad española.

“PISO FRANCO”

La impostura de los mandos de los Mossos en un acto de la Guardia Civil en señal de protesta por unas palabras de un alto mando de los guardias españoles pone de manifiesto que los policías catalanes ni son fiables ni van a colaborar eficazmente en defensa del Estado del Derecho,  Los viejos mando de los Mossos, todos ellos procedentes del ejército, guardia civil y policía, se han jubilado o han sido depurados. LA MAYORÍA se han jubilado o han sido postergados dentro de ese camino de depuraciones que se viene practicando en una Cataluña con rostro de un fascismo nacionalista con la ayuda de la extrema izquierda que aporta asesores del exterior y posiblemente de los instructores etarras. Ante este panorama, uno piensa que el problema también la tiene el Estado en el País Vasco, con mayor experiencia en la lucha callejera. En la fotografía que ofrecemos se trata de un PISO FRANCO  de agentes secretos catalanes, blindado de zinc para evitar las filtraciones electrónicas. En este piso se adoctrinaban a policías de Mossos para su pase a los servicios de inteligencia de la GENERALIDAD.

ÚLTIMA HORA.- BARCELONA.- La Guardia Civil, Policía Nacional y CNI temen la falta de energía y la “resistencia pasiva” de los Mossos de Escuadra  con los violentos, la KALE BORROKA de los extremistas catalanes, y por tanto  desconfían de poder frenar los grandes desordenes generalizados preparados minuciosamente, y bendecido por Torra, presidente de la GENERALIDAD, frente al Estado del Derecho y contra  un gobierno desorientado más atento a Franco, y de un pueblo desinformado. Dos años después de su floja actuación en el pasado 1 de Octubre, actitud pasiva que dio motivo a graves altercados y desordenes callejeros, podría dar paso a una situación extrema en las principales ciudades de la Región, con el agravante de la llegada de grandes grupos de activistas extranjeros. El despliegue policial está aumentando en las últimas horas de la tarde de este jueves. La confianza de las Fuerzas de Seguridad del Estado en los Mossos está cogida por alfileres, en una crisis muy delicada y de final imprevisible, y las dudas del ministro Marlaska desde que se inició el plan para frenar un estallido de violencia, cuando pensaba que solo con 700 policías y guardias serian suficiente. El número suma ya los cuatro mil seiscientos, a todas luces corta si se echan a la calle decenas de miles de agitadores dispuestos a que corra la sangre, que es el objetivo primario de los golpistas callejeros.

  • J. J. Cano Vera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s