Margarita Robles, y El Turia

LA   COLLEJA

El Zorro | Opinión | Seguramente la ministra en funciones, de la Defensa, jurista de profesión y larga   experiencia política, sea de lo más decente, prudente y juiciosa de este Gobierno en funciones que no funciona. Margarita Robles desde luego no tiene la culpa de que parte importante del material de nuestros ejércitos, ya huela algo a chatarra, porque tanto los bipartidistas como los ultras de izquierdas solo se ocupan o en parte de ocupar ministerios y construir puentes sin ríos o aeropuertos sin exceso de pasajeros.

Solicito, humildemente, que mis compañeros gráficos de nuestros digitales, me faciliten el comentario que escribo, con esa fotografía deleznable en la que aparece semihundido el viejo cazaminas TURIA, que hace una semana acudió en auxilio para sacar de la  mar a un viejo avión de entrenamiento que se estrelló ante la dejadez de unos políticos ignorantes que no suelen viajar en ellos, ni conocen su existencia ni sus años de servicio, ya al fin de tanto volar alto y bien. En uno de ellos, el hundido, murió un as de la aviación española de combate, profesor de la ACADEMIA GENERAL DEL AIRE, y estrella de la Patrulla Águila, aplaudida en medio mundo.

Imagen submarina del Cazaminas Turia encallado

La paradoja es inquietante, las imágenes catastróficas, el sello humano y profesional de nuestros soldados, de lo mejor y lo demuestran todos los días en dieciséis naciones, destacando por su preparación castrense y casi los trescientos muertos en acciones de guerra a veces silenciadas, aunque sean los vigilantes de la paz global.

«El comandante Marín −dice la ministra− es un ejemplo de lo que es el Ejército del Aire», cierto, pero existen dudas sobre el material que tenemos para defendernos de nuestros enemigo, incluyendo la policía nacional y la Guardia Civil que luchan diariamente contra las mafias armadas hasta los dientes y el terrorismo internacional altamente financiado para asesinar, con mucho dinero que sale de nuestro propio país.

Según nuestras fuentes, las fuerzas armadas españolas y de seguridad no están a la altura con medios suficientes y eficaces. También los servicios de inteligencia, a veces superado, quedó demostrado, en el golpe de los catalanes rebeldes, y se sabe que algo huele mal en el País Vasco. Eso sí, somos los mejores tíos y mujeres bravas, pero evidentemente corremos peligro, especialmente al  sur, en el este de España y en el norte africano.

  • El Zorro