Casi dos millones medio de trabajadores viven en situación de exclusión por precariedad laboral

Estamos en un escenario en el que trabajar ya no es sinónimo de intergración”

Redacción | Social | La apuesta por el empleo digno y de calidad por parte de todos los poderes públicos es una de las claves de la lucha contra la precariedad que afecta a muchas personas (Cáritas denuncia que la crisis ha dejado 8,6 millones de excluidos, 1,2 más que en 2007).

El 12,3% de la población que está trabajando se encuentra en situación de exclusión y el 2,1% en condiciones de pobreza severa. La jornada parcial indeseada y la temporalidad son otros de los grandes motores que arrastran a la población activa a este tipo de situaciones. Son las principales conclusiones de un estudio realizado por Cáritas.

El director del Área de Acción Sindical, Francisco Lorenzo, alertó este miércoles 8 de mayo de 2019 de que “la ausencia de empleo no es la única característica que empuja a situaciones de exclusión y pobreza”, ya que “contar con un empleo ha dejado de ser sinónimo de integración y bienestar”.

Lorenzo hizo esta reflexión en la presentación del informe “Economía y Personas”, que detalla las actividades desarrolladas por Cáritas en 2018, con un total de 72.169 participantes y una inversión de 74 millones de euros.

Los hogares cuya sustentadora principal es una mujer que trabaja son más sensibles a las situaciones de exclusión, especialmente en los casos de exclusión severa (6,7%), ya que superan casi en un 70% a las tasas registradas entre los hogares cuyo sustentador principal es un hombre (4%).

A pesar de estos datos, las mayores tasas de pobreza y exclusión se siguen concentrando en el colectivo de personas desempleadas, donde un 46% se encuentran en el espacio de la exclusión (el 25,9% en situación de exclusión severa) y el 17,2% en pobreza severa.

Asimismo, no contar con un empleo multiplica por 2,5 el riesgo de caer en situaciones de exclusión y por tres el de caer en pobreza severa.

Natalia Peiro, secretaria Gral. de Cáritas. Mayo 2019

Para revertir esta situación, Cáritas formó a 13.545 personas que el año pasado participaron en sus programas de empleo y que lograron acceder a un puesto de trabajo digno.

Esta cifra supone más del 18% de las 72.169 personas que participaron en el último año en los programas de empleo que la Confederación Cáritas desarrolla en toda España.

Más de 24.800 personas fueron atendidas por los servicios de intermediación laboral, 399 participaron en acciones de autoempleo y se impulsaron 67 iniciativas de economía social (10 más que en 2017), que suponen 1.538 puestos de trabajo, de los cuales 773 son empleos de inserción por los que han pasado 1.315 personas.

En términos económicos, la labor llevada a cabo por Cáritas en el ámbito del empleo y la economía social supone un volumen total de actividad económica cercano a los 74 millones de euros.

Detrás de todas estas actividades están 1.161 trabajadores contratados y 3.170 voluntarios.

Fuente: Periodista Digital

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s