El Banco de España supo la quiebra de BFA-Bankia 12 días antes de la salida a Bolsa

El entonces jefe contable en el supervisor advirtió a sus jefes de “un deterioro evidenciado de 7.400 millones” que habría que reflejar en las cuentas. El Banco de España desoyó el aviso y autorizó la operación bursátil

Redacción | Carlos Segovia / Víctor Martínez | La cúpula del Banco de España conoció la quiebra y deterioro del grupo BFA-Bankia doce días antes de la salida a Bolsa, según un nuevo documento interno al que ha tenido acceso EL MUNDO. Se trata de un informe fechado el 8 de julio de 2011 para la dirección general de Regulación del supervisor en el que se avisaba de que la baja valoración de Bankia implicaba un deterioro de 7.400 millones en su matriz BFA. Recalcaba que esta cifra superaba los fondos propios de BFA, lo que suponía situación de quiebra técnica. Además, subrayaba que la consecuencia era menor valor aún de Bankia. «Si el deterioro no se refleja en la propia filial (Bankia), los estados consolidados no estarían reflejando la imagen real», afirmaba. Sin embargo, la jefatura del supervisor no destapó el agujero y la entidad salió a Bolsa el 20 de julio de 2011.

En el informe se destaca que BFA valoraba su participación en Bankia en 12.000 millones, pero en la Oferta Pública de Suscripción de acciones iba a producirse un descuento brutal con el consiguiente impacto en el balance de tanto la matriz como la filial. «Si consideramos el valor razonable de dicha participación utilizando el precio máximo de la banda ofrecida por la OPV, el valor es de 4.600 millones de euros. El deterioro evidenciado por la ampliación de capital de la participación en Bankia es de 7.400 millones, cifra superior a los fondos propios de BFA», alertaba el informe interno. «Admitida la fiabilidad de dichas valoraciones se suscitan dudas respecto de las cuentas anuales consolidadas de diciembre de 2010 y sobre el trabajo de los auditores», señala la nota interna en alusión a las cuentas auditadas entonces por Deloitte. El supervisor no tomó medida alguna y se limitó aquel mes a felicitarse por el éxito de la salida a Bolsa.

El importante documento (ver el extracto que se adjunta) ha sido aportado por el ex jefe de la división de Normativa Contable del Banco de España, Jorge Pérez Ramírez, que se sumó ayer a los inspectores críticos con la labor supervisora de la entidad en la creación de Bankia y posterior salida a Bolsa del grupo entre los años 2011 y 2012. En una de las declaraciones más contundentes de las últimas semanas, Pérez afirmo que él mismo rechazó -sin éxito- una serie de maniobras contables que tergiversaron los estados financieros del grupo meses antes de su venta a inversores y, en el mismo sentido, advirtió de que las cuentas incluidas en el folleto no cuadraban con el precio de 3,75 euros que se fijó en la venta de acciones.

«Empezamos a mirar el folleto, empezamos a preocuparnos y en dos o tres días preparé una nota de urgencia alertando de que se estaba ofreciendo un rango de precios en el folleto que presentaba una contradicción absoluta con el propio folleto», relató. La nota fue enviada a su entonces superior el ex director general de regulación del Banco de España, José María Roldán, hoy presidente de la patronal bancaria AEB.

El ex directivo calificó la operación de coger «una compañía que parece oro y la vendo a precio de cobre. Eso no se sostenía». «Los estados financieros no eran correctos, no mostraban la imagen fiel», relató durante su declaración en calidad de testigo en el juicio que celebra la Audiencia Nacional para examinar la fiabilidad de la información dada a los inversores antes de la compra de acciones.

Pérez relató también la maniobra utilizada el año previo a la salida a Bolsa para anotarse pérdidas con cargo a reservas y no a resultados, lo que evitó que la entidad financiera cayera en números rojos antes de la OPV. A su juicio, esto fue aún más preocupante en una compañía de nueva creación que debería estar por ello «limpia de polvo y paja», donde todo debería ser «fetén» y «fair value». Además, alegó que esto iba en contra de la regulación local y europea, pero el Banco de España decidió admitirlo por «razones supervisoras».

La Confederación Intersindical de Crédito, personada en la causa como acusación, solicitó con éxito a la jueza Ángela Murillo que la nota urgente a la que se refirió el ex jefe de Contabilidad se incorporase a la causa. A preguntas de su abogado, Andrés Herzog, Pérez vio normal un descuento para atraer inversores, aunque en este caso «era de una exageración que nos hacía pensar, incluso, que las cuentas de 2010 estuvieran bien».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s