“Gracias, Escuetamente Gracias, Abascal, Inventor de VOX”

José María Quevedo | Redacción | Lorca | Vuelvo a mi santuario, a la historia, el presente y no se cuanto futuro. Gracias SANTIAGO ABASCAL, pero escuetamente gracias porque ya habrá tiempo para tomarte el pulso en los primeros cien días de parlamentario, y cumplas. Repito, gracias por muchas cosas, por recordarnos otras  que han sido enterradas solapadamente, y por elevar el tono de unas voces silenciadas por el chantaje de los ultras del otro lado, el buenismo acosador de un populismo enterrador. Y por elevar la intensidad de la luz e iluminar esta nación sometida en los últimos decenios a unos gobiernos rendidos, grises, inútiles y repartiéndose  trozos de la tarta española unos partidos que han abjurado de sus ideologías llegando a ser sedes de negocios de unos pocos, a caballo y yeguas de una corrupción consentida y una conducta permisiva de los señores de la Justicia politizada  en su cúpula, salvo las excepciones que confirman la regla. Una corrupción que ha sido  valorada por los analistas económicos en unos 90 mil millones de euros a  los que se añaden 70.000 millones que seguimos pagando el pueblo español y las cifras del debe de los separatistas catalanes privilegiados que ronda los 40.000 mil millones, cuando la región murciana ha perdido recientemente cien empresas que se han ido a otras comunidades autónomas más prósperas y con autoridades fiables sin que tengan que cargar con el peso insoportable de 20 mil viviendas sin vender que se levantaron cuando la burbuja inmobiliaria dejando un rastro de ruina y ladrillos por los suelos en urbanizaciones fantasmales a las que no llegan viajeros al aeropuerto de Corvera, desconectado del resto de España.

Eso sí, a raíz del desastre nacional de la crisis nosotros nos pusimos a la cabeza de la fila de los deudores, oficiales y privados, el paro y las pensiones tercermundista, fue cuando aparecieron los salvadores salidos de las cuevas de la América Latina y sus tiranos que gobiernan cinco repúblicas bananeras, tres de ellas de las más ricas del mundo en petróleo y drogas, atracos y mordidas oficiales. Prometieron, y no han cumplido, mil edenes, sin embargo sus jefes y caudillo viven de lujo repartiendo miseria con sus programas imposibles y promesas de tomadura de pelo colectiva,  traición a su fiel militancia que creyó en los milagros.

Gracias Abascal porque ya no nos avergonzamos de llamarnos españoles aunque siguen obviando la palabra con el ciudadano zapateril, y la sociedad como ciudadanía, términos lingüísticos inasumible en países occidentales civilizados, porque la revolución francesa ya  no se lleva, como ese rollo marinero de la izquierda, la derecha o el centro ambiguo, en todo caso progresistas o extremistas o yijadistas, los banqueros del separatismo que bendicen embobados al jefe Otegi que anuncia apoyar a Sánchez para que forme un gobierno de ruptura y violencia y terminar en una República falsa.

Gracias porque ya no nos avergonzamos de llamarnos españoles y damos la cara cuando nos ponen medallas con adjetivos de otros años de épocas de guerra entre hermanos, porque respetamos la Constitución, creemos en la Democracia de los mejores, hombres y mujeres, jóvenes y mayores porque la sabiduría y la sensatez no es caso de tener o no tener canas.

Y nos levantamos con regodeo al paso de la Bandera hoy bicolor, y nos emocionamos a los acordes del Himno, que hablamos  español con otros 670 millones de seres humanos. Creemos en el rey Felipe VI como símbolo de la unidad popular, sin dejar de opinar que una III República puede tener su oportunidad cuando toque razonar seriamente y en el momento adecuado que la Historia la apuntale, sin necesidad de verter sangre inocente.

Gracias VOX porque habéis llegado al paso alegre de la libertad, y en tiempos tormentosos que amenazan la paz que nos hemos ganado el pueblo, sabiendo que sin la justicia social es imposible vivir con dignidad y libres, solidaridad e igualdad que amenaza un capitalismo radical y el leninismo brutal.

Y finalmente gracias si en el Parlamento y en el Senado cumplís servir a cuarenta y siete millones españoles por  igual y rechazáis a los que tratan de liquidar a nuestra hermosa patria, el Estado del Derecho y el de Bienestar, hombro con hombro con otros españoles de buena voluntad, en la búsqueda de mejorar las instituciones democráticas en un sistema que se agrieta ante el empuje de los mercenarios  y los años, inmovilizados por los fantasmas armados con un pasado de luto.

Discurso de Santiago Abascal en Las Rozas, Madrid, Abril 2019
  • J.M. Quevedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s