“Los Lobos” En el Concurso del Debate con Espectáculo TVE

José María Quevedo | Opinión | Desde Madrid | Los que seguimos el debate en la sala de Prensa del coso taurino de TVE sacamos la impresión, inmediatamente de iniciarse el espectáculo montado para oír mensajes, promesas y sentir ambiciones políticas, fue que el suelo del plató andaba no muy limpio a la vista que por allí andaban limpiadoras dándoles a las escobas, al mismo tiempo que las maquilladoras se  esforzaban en embellecer los rostros de los integrantes del equipo de LOS LOBOS, los famosos del concurso de Antena 3 que llevan una pasta. Luego vino el posado y el paseíllo de los diestros asistidos por sus mozos de estoque, una escena que nos dio por reír aunque unos gramos avergonzados, a la canallesca de la prensa que hacían de extras en la corrida, que pone en dificultades al segundo show de la noche de este martes. Jamás en mi vida profesional vi semejante número que nos montaron, pero no está mal que se descubrieran ante pocos millones de visitantes.

Y empezó el festival democrático con  un torpedo viral de Albert Rivera al casco del ente televisivo, terreno propicio para Pedro Sánchez, tocado del ala, aunque Pablo Iglesias nos distraía con sus cuentos venezolanos. El Gran Jefe de la tribu de la Moncloa palideció y le costó explicar porqué tienen el propósito de elevar los presupuestos ordeñando impuestos. Casado siguió con su línea de chico moderado. !!!BUMMMM DE ERUNDINO!!! Y premio, más millones y más pobres. Arrecian los  ataques de unos y otros de los LOBOS  y hasta afirman que el PSOE se propone un saqueo para sacar lo suficiente y alimentar a los buenazos del separatismo, que ya hacen hasta ruedas de prensa en las prisiones catalanas, y dan mítines, lo que ha provocado la admiración del mundo libre occidental y encorajado a los dictadores hermanos que nos mandan inocentes yijadistas en barcos de alguna que otra oenegé utilizadas como lanchas de desembarco fletadas por millonarios mafiosos que frecuentan despachos multiusos. Continuó Albert Rivera dando leña a troche y moche y se destacó sobre los demás lobos, invitando al pueblo español a tener más hijos y que el fornicio familiar, de todo tipo, es de urgencia nacional ya que el índice de natalidad es el segundo más bajo del mundo. Aplausos y gritos emocionados  de !eso, eso, eso, eso, tío, eres el mejor! Sánchez dio una lección magistral de cómo en nueve meses el preñao socialista subió el ánimo del pueblo sufridor,  subiendo en cuatro euros mensuales las pensiones. Le había sentado mal el machismo de Casado y Albert y sollozaba elogiando el feminismo ultra a las que han puesto despachos lujosos.

Se mantienen los muletazos, el toreo de salón y  y picando toros, en el que sobresalía el picador  Coletas, al que ninguno de los diestros y siniestros lo sometió a un tercer grado preguntado de qué iban los tiranos populistas de Nicaragua, Venezuela y otros territorios. Tampoco el moderador, presidente y presentador al que algunos elementos de la tropa del periodismo han dicho que es mitad Pedro mitad Pablo Iglesias, y que sospechaban de tongo. Pues no sé qué decirles. Ya veremos que ocurre esta noche en Antena 3 tele hermana de la Sexta, famosa por su equilibrio, objetividad e imparcialidad. En fin todos en plan triunfalista, listos, ejemplares y hermosos, y hasta patriotas como Sánchez, que recibió una soberana paliza, nuevamente, del batallador general en jefe de Ciudadanos, cuando sacó el tema tabú de Cataluña. Al quite, Pablo Iglesias, sonrojando al personal reclamando diálogo y sobre todo  menos gritos, y si es necesario indultos a los golpistas. Casado se fajó y le dio en el rostro al presi, quien a su vez sacó la bicha de la corrupción y se transformó en constitucionalista de toda la vida.

A estas alturas Don Sánchez tiene el rostro y el hígado muy castigados a pesar de la colaboración  podemita quizás dando los primeros pasos para colocarse en la vicepresidencia de un Gobierno sanchista, y hasta llega a decir el alumno de Maduro, a los intervinientes, que  sean moderados y respetuosos, ya que las escenas se están viendo en el extranjero, el mismo que enviaba a sus confluencias contra el Parlamento y otras instituciones y no es capaz de viajar a decir homilías sacrosantas a su país amigo, que es Irán.

No les canso más, y desde luego no me voy a confesar presentando al ganador del concurso de LOS LOBOS. No, seguro, Sánchez, a la vista de la cara demacrada que ofrecían las cámaras amigas. Al final mentó el esclavejio de Andalucía, culpando a VOX, los ausentes. Eso sí, sentí lástima por el decaído líder del leninismo, cuando daba vaselina al jefe monclovita, y atacó luego por las espaldas. Y me emocionó, sinceramente, las últimas palabras del joven e inteligente Albert Rivera, recordando el drama de Cataluña.

El cierre del debate estuvo a cargo de Ábalos, secretario de Organización del PSOE  de Sánchez, descomunal metedura de pata de una televisión escasamente fiable. Al final emplearon el juego sucio y sin árbitro en una prórroga desleal impresentable.

  • José María Quevedo