En un Año, España Puede Cambiar de Régimen y Sistema

José María Quevedo | Redacción | Madrid | El relevo generacional nacido entre los setenta y los ochenta se ha hecho  bajo el control de los partidos, viejos y vacíos de soluciones factibles, enfermos y afectados por una amnesia creciente. Todos ellos fuertemente liderados por los nuevos caudillos y con el objetivo común y conjunto de teóricamente regenerar el Sistema político nacido hace ya  doscientos años en Europa, y en nuestro viejo país en la Transición, aunque anteriormente hubo otro fallido en la década de los treinta del pasado siglo, cuando la república levantó la cabeza, cortada en una guerra civil y enfrentamientos internos con sus traidores, desertores y pícaros, más intervenciones internacionales armadas y de propaganda, sin aún manejar redes sociales y una cibernética manejada por monstruos que hacen gala de su potencia electrónica y económica. Ya vivimos en los inicios de una sociedad robotizada intratable.

Estas nuevas generaciones y sus inspiradores han implantado el totalitarismo en sus organizaciones que disparan con saña contra  una Democracia que se desmorona, como fue en la República de Weirmar que dió paso al nazismo teutón y prusiano que terminó en una matanza humana anticipándose a la carnicería española. El factor económico y social fue el prólogo de la segunda guerra mundial cuando la catástrofe bancaria del 29 estalló, como la nuestra última del año 2008 todavía cuerpo a tierra, sin remedio.

Los viejos partidos y sindicatos españoles han permitido en este último lustro, la entrada no de los mejores sino de los mejores oportunistas, amigos del gran LÍDER  nacional, el mandado regional y el esclavo local, adheridos al refrán de DAME PAN Y DIME TONTO, practicando el golfismo nacional. Las ultimas depuraciones internas en el PP, PSOE, Cs, PODEMOS  y plataformas regionalistas sumergidas en el separatismo canalla, puede llegar a ser la puntilla a un sistema de libertades que cabalgaba hacia el mundo libre y occidental inscrito en la civilización y el Estado del Derecho y del Bienestar, pero necesitado de una cura de humildad,  humanidad. y de transparencia real  así como de talentos con o sin canas, partidos desarrapados en los que la democracia interna no funciona porque la catarsis pregonada en actos electorales son las conocidas fábulas en las que los militantes actúan de comparsas, ya cobijadas en los pesebres. Todos imbuidos en un narcisismo insufrible, calculado y dócil que crecerá batiendo récords en junio, en el espejo popular de unos Parlamentos bajo sospecha razonable de volver a una segunda oportunidad de golpe civil de consecuencias imprevisibles, ya que el rompedor fraccionamiento será un obstáculo para formar un Gobierno estable o una coalición creíble, alimentado desde el palacio de La Moncloa,  que exige la mayoría absoluta del pueblo. No puede ser que haya más indios que caballos en el salvaje terreno de los indios hispanoterrícolas del  Oeste de Europa. Solo a un paso de un cambio de régimen. La ruta suicida que ha planeado el Gobierno del socialismo sanchista es el peor camino para liquidar la crisis catalana que amenaza de contagio al menos en  cinco comunidades autónomas, y por elevación en un elevado número de regiones de la Unión Europea y en las antiguas repúblicas soviéticas rusas. Los datos que nos llegan a la mesa de redacción, hoy lunes, que explican los expertos y  opinadores de la prensa de papel y digitales, no son tranquilizadores. El cierre de oficinas deja la red bancaria en su nivel más bajo desde 1980. Los ajustes duros por las fusiones y la digitalización reduce a 26.000 las sucursales en 2018. Los bancos han cerrado 20.000 oficinas, cinco al día, y ya se sabe, cuando el monte del dinero se quema, algo suyo se quema y si sumamos las locuras del pelirrojo gorila yanqui y el disparate del brexit en pleno climaterio, el terremoto se producirá con la ayuda sigilosa de la China comunista que avanza casa por casa por territorio capitalista. Eso sí, la ministra de Hacienda la que remite dinero a la Generalidad dice que en España no passssa ná, que vamos de puta madre ¡¡que zagala tan lista tienes Pedro, en plena campaña electoral, es lo mandado!! Y lo mismo en la región murciana, la cuarta región más pobre de la Unión Europea, corrompida y ganando elecciones los gorrillas de San Esteban.

Está claro que hemos sido aducidos por Valcárcel por largas temporadas, al modo Escombreras y lecciones flamencas y prusianas. Dicen nuestros aliados belgas y alemanes que solo llueve, pero yo huelo a orín, nos mean y el súper Sánchez se muere de risa a la par que el ínclito Borrell y el gaznápiro Marlaska ese ministro de voz potente que tiene atemorizados a los funcionarios de prisiones, recompensados con sueldos de municipales de pedanías. Cantemos todos juntos, mujeres y niños y militares también. Y si se suma un obispo, como sugiere un colega, pues gloria a dios en las alturas de la Cresta del Gallo, desde donde se divisa a la Cartagena minusválida por mandato de Madrid, donde residen los cien mil listos de España.

EPÍLOGO.- BUEN movimiento estratégico de Pedro Sánchez ofreciendo a los ciudadanos de Albert Rivera un pacto de Gobierno, si gana las legislativas. Por un lado se atrae el voto de los moderados de centro, si estos rechazan de plano la oferta socialista, Albert Rivera perderá votos de los que deseamos un pacto nacional de los constitucionalistas. Así mismo, Sánchez hace un gesto o una finta no del todo fiable,, la de rechazar el apoyo del separatismo. Mientras Casado se queda fuera de juego. Al lider del PP solo le queda una jugada de ajedrez, de hombre de Estado, dar un paso al frente ofreciendo un Pacto de Coalición integrado por PSOE- Cs y PP y negociar un programa de Gobierno asumible para salir de la crisis institucional, económica y social que irá a más si de las elecciones sale un Parlamento con profundas divisiones y disfunciones políticas. O lo que es lo mismo un bloqueo y nuevas elecciones, que pudiera ser útil al presidente del Gobierno como coartada para negociar con el bloque separatista catalán y vasco.-Tendremos que abrocharnos los cinturones volando peligrosamente en un avión español que es incapaz de subir alto, como en otras grandes naciones. Quizás todo sea imposible.

  • José María Quevedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s