Ayuntamiento, Atentos a la Transferencia de Euros Mensual

Juan Eladio Palmis | Opinión | Cartagena | En comprobar el abultado sueldo al céntimo sirviendo al pueblo (que nunca lo ganarían trabajando en la calle), nuestros mandamasillos son unos verdaderos expertos. Y todos sabemos el ínclito esfuerzo, el estudio concienzudo y meticuloso para que los vecinos podamos dormir tranquilos gracias a su buen hacer y eficacia demostrada…y es aquí, en esta parte del demencial cuento, donde aparece Caperucita…

No solo la alcaldesa, supuesto que como tal puede emitir edictos municipales; pero, normalmente (a lo mejor es que el ayuntamiento de Cartagena no es normal) los ayuntamientos se rigen por mandatos de la Comisión de Gobierno y el Pleno, y, hasta ahora, no se sabe que una minoría local de concejales, se mueva como si el cajón del dinero público municipal fuera propiedad de ellos, caso que quieren que nos traguemos desde el ayuntamiento más inoperativo (excepto en fiestas y dádivas al Vaticano) de toda España.

Miren señores concejales con su alcaldesa a la cabeza y asesores bailaguas bien pagados: La ley del Suelo determina muy claramente que un suelo con la declaración de CONTAMINADO, cuando se descontamina, solo puede tener EL USO que tenía cuando fue contaminado. Y por eso, siguiendo no las demandas de los ciudadanos de Cartagena, sino siguiendo las instrucciones de ciertos empresarios especuladores (que por cierto tan amichis que son suyos ahora, cuando dejen de ser mandamases o mandamasillos ni los saludarán por la calle) todo un amasijo, un hacer el ridículo, es el basamento de ese ayuntamiento al servicio claro de la especulación sin rubor, en contra de lo que demandan los vecinos.

Para poder edificar de contrabando en los terrenos contaminados, señores del consisto, quiero que sepan que tendrán que pasar por encima de las asociaciones de vecinos de los barrios de Torreciega, San Ginés, Santa Lucía, Los Mateos y el Sector Estación de Cartagena, asunto que no es nada fácil supuesto que todos ustedes tarde o temprano dejarán de ser (cuanto antes mejor para la ciudad) miembros del consisto, pero los vecinos, fieles a los principios que los une y guía, estarán ahí, oponiéndose a cualquier cochinada municipal de unos concejales que no están representando la voluntad de los vecinos, y luchan solo para defender a los que ahora son sus amichis.

Existe una brutal experiencia que, por el momento, toda la salvaje marranada ciudadana de la sociedad Casco Antiguo, causante de la mayor desolación urbana que después de un bombardeo se le puede causar a una ciudad, la causó en su momento el ayuntamiento cartagenero; y aunque todavía quedan más días que longaniza para que se cierra una cicatriz de esa salvaje profundidad ciudadana, está claro que la concienciación ciudadana actual no está solo condicionada a los resultados futboleros del “efecesé”, o a la marcialidad o no de las “prosesiones”, sino que el lenguaje que se utiliza desde el ayuntamiento de desprecio y hechos hacia los vecinos, se ha captado perfectamente en la calle, obediente todo a unos pactos por “debajo de la mesa”.

Si les digo, mandamases y mandamasillos, que en la zona de Potasas y Derivados ni por descuido van a existir (como les indican sus amichis: Plan Parcial Sector Hondón Aprobado en Definitiva ilegalmente por el Ayuntamiento) casas. Y que lo que demandan desde los organismos competentes, en contra de los deseos del ayuntamiento cartagenero, una descontaminación inmediata, un parque solar, un parque de arbolado y un aparcamiento disuasorio, será lo que se verá allí, para disgusto de ustedes y sus consejeros.

Y no es chulería, es simplemente acatar la ley.

Salud y Felicidad.

Autor: Juan Eladio Palmis © 2018 Bajo Licencia Creative Commons 4.0

Despacho de la Alcaldía en el Palacio Consistorial. Imagen: Cartagena.es