“Caldo de Cultivo”


Juan Sánchez | Opinión | Cartagena | Hasta ahora, salvo puntuales y acuciantes intervenciones, he evitado entrar en asuntos locales. Está uno más que harto de ver siempre lo mismo. Está uno hasta las narices de topar con miserables en el rellano de esa mugrienta escalera llamada política: “Los que intentan subir zancadilleados por los que no quieren soltar la teta de poder”. Ambición malsana, ¿qué otra forma de ambición existe?

Anoche, trastabillando por el dial televisivo, me paro en seco en una entrevista con Pedro Ruiz, artista inclasificable, como él gusta definirse, como protagonista y Blanca Marsillach, hija del maestro Adolfo Marsillach, como entrevistadora de lujo. De las muchas reflexiones sin desperdicio, una sobresale del resto: “Envidia sana”. Un país donde la envidia dice ser buena, sana, reconfortante, necesaria. Un país de gilipollas en grado superlativo. Pedro, a quien tuve el placer de conocer a las puertas del Teatro Circo de esta ciudad, long time ago, no se zafa por esquinas marujeras, ni tienta la suerte del miserable lamiendo ‘ojales’ poderosos: El poder es fatuo y momentáneo, con inminente fecha de caducidad, mejor el ‘poderío’ personal, la virtud de ser en sí mismo sin sombrajo oficial ni otra re-solución salvo la seguridad y la fortaleza interior. Me gustó esta reflexión, la ambición denota insatisfacción personal. La envidia y la ambición son siameses directos hacia la cima de la perdición. “No soy de aquí, ni soy de allá…” inmenso el recuerdo a Facundo Cabral como broche de oro a tan suculenta entrevista. Inmenso.

Y esa ha sido mi postura a día presente. Camino en lontananza siempre atendiendo y rumiando las aportaciones de mis compañeros y compañeras de tecla, en este humilde medio de opinión, Sureste Press, que parece estar calando y acertando en la dirección de sus obuses. De todas formas, la dirección de tiro, se hace manifiesto mi pasado artillero, no da lugar a otra trayectoria de los cañones que no sea desde el sentir popular contra las miserias del gobernante. Y ahí están todos mis colegas, sacando pecho y poniendo la cara a favor de los sin voz, siempre expuestos a que el o la ‘mandamierdas’ de turno les coja ojeriza y mande una cuadrilla de gilipollas con ínfulas y carnet de tontos entusiasmaos a cobrarles la factura por expresarse en libertad. Que palabra más bonita, libertad, anda y que te ondulen con la permanent.

Pero existen demasiados frentes abiertos en esta nuestra trimilenaria Cartagena. No sé vosotros, pero haciendo un resumido escandallo de la precariedad a que nos han condenado estos nuestros gobernantes de palo y pedrá, podemos y dejamos de poder, apuntar algunos desmadres sospechosamente intencionados: demasiadas frentes cerradas y escasa lucidez al mando, demasiados temas y trenes subterráneos, oscuros y furtivos por justificar, diría servidor. Entre otros: Los terrenos contaminados del El Hondón, Zincsa, Potasas, Peñaroya, etc, que ya nos contará nuestra alcaldesa su plan estratégico de compra y magreo de tales ranchos para criar mortandad al dictado de intereses presuntamente bastardos, por supuesto, con chollete inmobiliario a la sombra de esa mezquindad todopoderosa, la pasta gansa y tal, o la intención de sangrar las arcas europeas para limpieza de dichos minifundios, dejando que los responsables de tan maléfica contaminación se vayan de rositas y terminen de reírse de los cartageneros, además de dejar un rastro de dolor, alarmantes indicadores cancerígenos y duelo de inocentes antes de su huida al paraíso.

Igual sí escarbásemos en las cloacas de la política local y regional a título ciudadano, o escarbase la fiscalía anti-corrupción en el currículum de todos los jugadores políticos/as a título oficial-judicial, pudiéramos encontrar cierta relación entre alguna formación en el poder absoluto (Y no miramos a nadie, eh) y cierto “interesado” copropietario a título corporativo de macetas, escombros y jardineras contaminadas, e igual se nos encendía la bombilla de una realidad sin sombras trasnochadas ni maniobras a lo “Gámbito de Evans”, que pretenden desviar nuestra atención disfrazando de lastimosa defensa esta jugada que es un ataque de codicia en toda regla. O igual no hay nada de todo lo anterior y solo es un brote Psico-paranoide de este pobre trastornao al descubrir lo que la verdad esconde, igual… 

Aunque bien pensado, y como me dice un compañero de esta lucha sin cuartel que lleva sufrido lo indecible por destapar corruptos pero no medra en su gesta contra “los podríos”, y bien pensado, no basta con aquello de “alguien ha hecho algo en algún sitio”, NO!, hay que mojarse y poner a la vista del respetable la jeta inmensa de quienes han hecho de la labor pública el mejor negocio de su rastrera y asquerosa vida. Por ello, en la inminente continuación del presente, aportaremos nombres, apellidos y color político de los interfectos ocultos tras una trama de “Títeres, Titiriteros y Todo por la Pasta”Prometido queda!

Y a todo esto, la mierda fermentada y sin barrer, lo de siempre…

Ya seguimos, hay tanto tema oculto por airear en ese turbio y  turbulento caldo de cultivo de ‘infectos cabrones poderosos’, la impune corrupción politizada y su ambiciosa indignidad… La Peste Negra, eso son.

Autor: Juan Sánchez © 2018 Bajo licencia Creative Commons 4.0

____________________________

PINCHA IMAGEN E INFÓRMATE…
Anuncios

Un comentario en ““Caldo de Cultivo””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s