“España: un País con Miedo en la Mochila”

Juan Sánchez | Opinión | Política | De entrada, el PP es la Corrupción. Además, el Psoe es su fiel lazarillo de fechorías político-podridas. El PP gobierna gracias al cómplice silencio de este Psoe decadente, cómplice y ‘pringoso’, dicho sea de pasada; y menuda pasada de engañabobos. Hasta aquí todos de acuerdo, verdad. Entonces, colegas, amigos, enemigos, correligionarios y demás, ¿qué parte de que hay que echarlos a patadas del gobierno de la nación, y de la mismísima nación, no acaba de entenderse?

Nos cuadra tan lapidaria sentencia del diputado catalán: “Saquen sus sucias manos de nuestras instituciones”. Se puede decir más alto pero no más claro, puro, diamantino; excelso Gabriel Rufián en ese hemiciclo contaminado de heces corruptas. Me recuerda a otro valeroso, salvando la distancia geográfica y etc, que hubo la oportunidad de plantar su pica en esa tribuna contaminada de intereses podridos y bastardos: José Antonio Labordeta. Alguna de sus frases quedará para la historia: “El miedo tiene raíces difíciles de arrancar, si ves que se hacen cadenas, rómpelas y échate a andar.” – “Uno no va a la política por sueldo, va por ideales y por hacer algo por su tierra.” – “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad.” Y la mejor de todas, replicando a los insolentes, sectarios y chulescos diputados del PP: ¡A la mierda!…Genial.

Valor para decir tal cosa en esta España de chitón y boca cerrada (Ley mordaza), y argumentos crudos e irrefutables. Argumentos nacidos desde esa rabia que producen estas políticas continuistas de una rancia dictadura que se eterniza en esta dolorosa tierra. Régimen fascista superado por allá por los cojones. Políticas de vejestorios con el poder suficiente para joder el futuro de toda una nación, y cierra España. Nación que sobrevive entre miserias y diretes, entre voces altoparlantes bien subvencionadas y encaminadas a distorsionar y adormecer una realidad insostenible. Un país con miedo en la mochila, borreguero, de rebaño masoquista, domeñado y sacrificado con el consentimiento general. La ceguera dada por el buen andar y el temblor enquistado en los tuétanos del personal, frente a quienes tratan de mostrarles el mundo real. El ‘teatrillo’ que menciona la vicepresidenta, por sacar la vena ‘cachonda’ de un pueblo acostumbrado a soterrar sus cuitas entre chascarrillos, vino viejo y jarana a la puerta del bar. Y nada más, ni un palmo más allá.

Miedo, miedo y más miedo. Fiel comensal en la mesa del humilde. Miedo para desayunar, almorzar, y más miedo para cenar. Miedo a mover un dedo reclamando honestidad. Miedo de abrir la boca y gritar: Libertad!!… algún día brillará.

Las herramientas del miedo están bien engrasadas. Los batallones bien adiestrados y activados. Los medios controlados. Los parlamentos contaminados. Las urnas secuestradas. La voz del pueblo maniatada. ¿Lo llamamos ya dictadura o esperamos al paseíllo y el tiro en la nuca? Si las cunetas hablaran, que hablarán. Si los durmientes despertaran, que despertarán. Si el sufrimiento del pueblo se materializara en las calles, que lo hará. Tal vez entonces se oiría ese grito atronador: SAQUEN SUS SUCIAS MANOS DE NUESTRAS VIDAS. JODER, YA!!

22/9/2017 – Autor: Juan Sánchez – © 2017. Texto bajo licencia Creative Conmons.

(Imagen de cabecera extraída de la Portada de “Los años del miedo” . Autor: Juan Eslava Galán – Editorial Planeta)

Anuncios