e1

jsEditorial | Sureste Diario | Llevamos toda la vida luchando, persiguiendo una utopía que se aleja a cada paso pero marca la dirección. Un camino cierto pero errado por exceso de inocencia, ausencia de malicia, carente de turbulencia: truculencia oficial. Llevamos toda una vida dando lúcida batalla, afilando lanza, pluma y Tizona, negando a quienes no merecen ni un escupitajo en su sucia frente de adoradores del antifaz social. Causas justas, las menos atendidas; no esas otras, las más y mejor difundidas, contaminadas de vanidad y falso buen hacer, refugio de miserables sin escrúpulos que utilizan a la buena gente en beneficio personal.

A poco que se conozcan nuestros renglones pretéritos, ya sabréis que siempre hemos estado cuando había que estar. Siempre hemos luchado cuando se hacía la urgencia. Siempre hemos negado el sendero propio para caminar junto al ninguneado en esa senda de los sueños rotos. Por eso, y por trescientos sesenta y cinco días en el infierno, ahora más que nunca se hace necesario este editorial. Hoy disponemos de una herramienta ayer soñada, hoy realidad. Una ventana al mundo donde podrán asomarse y gritar todos aquellos que hasta ahora fueron carne de comercio político y nunca verdad social. Legiones de seres humanos estafados, masacrados y olvidados después, tras ser utilizados para jugar a la política mercadeando sus sentimientos, embaucando el dolor y la lágrima con artificiosas promesas de paz y prosperidad.

Esta línea editorial que ahora definimos, es fruto de largas noches de insomnio y desolación personal. Es fruto de luchas encarnizadas en lo más profundo del alma humana. Es resultado de un discurso coherente con los latidos de un mundo que se debate entre el egoísmo general y esa miseria que poco a poco está plagando cada corazón contaminado por lo vano, lo fútil y la pedantería material. Es hora por tanto, de dar voz a aquellos que jamás pintaron nada en parlamentos, en negociados y negociaciones, en las altas esferas de la codicia y la servidumbre social.

En el día de hoy, este equipo editorial, hasta los mismísimos de que la prensa sea solo un escaparate de la mierda que los financia y los controla, del sometimiento mercenario que desautoriza esas rotativas que se disfrazan de imparciales, declaramos abierto este medio de libre expresión ciudadana y, sobre todo, humana.

e

“Los Nadies: los ningunos, los ninguneados… de España”

Sureste Diario aspira a ser -y ojala lo merezcamos-, Una Voz Para Los Nadies.

Juan Sánchez 15 /12 / 2016 Sureste Diario.com (Editor)

“Los Nadies”

DQF200908GALEANO02

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones,
sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos,
sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata.

-Eduardo Galeano-

Anuncios