imagenes
“Parecen Transparentes”

ruben-autorRubén González | Opinión | Mazarrón | Con el día del “Milagro” se cumple año y medio del mandato de Alicia Jiménez y su garboso “Equipo de Gobierno” al frente del “Antro de las Bicocas”, el cual, pone al descubierto los aspectos más notables de sus designios políticos, su verdadera orientación clasista y la concordancia o no en los objetivos prioritarios de sus desiguales componentes para el reparto del pastel. Argumentando someramente que, si los objetivos programados entre todas las partes societarias continúan por la misma senda de progreso económico-social exclusivo para todos ellos y sus trapisondistas banderías, bien dice, que no se estimulará el retorno a la justicia social que acabe con la desigualdad y la explotación laboral, se ralentizará la fastidiosa asignatura sobre transparencia en partidos e Instituciones que significa una severa amenaza para el “Régimen Clientelista” que abanderan y, si los muevehilos del “Sanedrín fáctico” sujetan corto a la trastocada oposición como hasta ahora, la legislatura del “Pacto de las Maravillas” pasará sin grandes sobresaltos para los poderosos y seguirán trucando las reglas del juego – con la complicidad de politiqueros y funciolistos – para favorecer a determinadas empresas en perjuicio del interés colectivo.

Quien no acepte las anteriores consignas entenderá que todo movimiento contrario al buen hacer por la causa conlleva inevitablemente su salida del grupo de poder, y que, como método sustancialmente trucado, no existe más alternativa que su rápida sustitución por otro elemento. Pero lo cierto es que la innegable realidad de que unos políticos son mucho más manejables que otros – tal como demuestran algunas conductas exhibidas en los últimos Plenos – nos lleva a creer que con el esfuerzo de todos los ciudadanos y un enfoque atrevido se puede combatir esta abominable lacra. Puede merecer la pena intentarlo.

teresa-calcuta

Cuanto más dependiente es una Institución de ciertos sectores y determinados grupos empresariales, en los que resulta importantisima la decisión de sus dirigentes políticos y empleados públicos afines, más riesgo asumen de quedar atrapados en la “red clientelar”. Las relaciones de favor, “do ut des”, se articulan por relaciones personales entre los políticos más fogueados y funcionarios clave que ellos se encargan de situar en lugares estratégicos desde donde pueden beneficiar o no a las respectivas empresas según tarifa concertada, y los gestores que las representan con capacidad de memoria y agradecimiento para bonificar lo convenido.

El Ayto. de Mazarrón quiere aparentar “transparencia”, algo muy difícil de entender si para establecer la Ordenanza Municipal de Transparencia su Alcaldesa contrata personal foráneo salpicado por turbios asuntos en investigación, recomendado por Senadora Popular de cuestionada reputación y avalado por los “Pacos” cautamente dirigidos por el insigne “Padrino del Cártel” como si en la abarrotada “Cueva de las Gangas” no hubiera personal cualificado para tal fín. La plantilla de la U.P. o los funcionarios sobrantes del enardecido achique laboral de Intervención, entre otros muchos, al parecer no están suficientemente preparados para impulsar tan valerosa causa porque ignoran el tramposo encaje que sus jefecillos políticos que ahora “parecen transparentes” de cara a la galería, pretenden tantear con asociaciones de Vecinos, Culturales, Deportivas, etc… Así como Sindicatos y Partidos, Técnicos Municipales de distintas disciplinas, APAS y Profesores, u otros movimientos ciudadanos con inquietudes altruistas que puedan contribuir a lograr los dignos propósitos de Transparencia , el libre Acceso a la Información Pública y del Buen Gobierno, que los actuales dirigentes “se pasan por la faja”. “LA TRANSPARENCIA, ADEMAS DE UN VALOR ES UN BENEFICIO PARA TODOS, UN VALOR QUE NO SE MENCIONA, SE DEMUESTRA”.

POST SCRIPTUM: “Admiro a las personas que hablan claro desde el principio, que son honestas con sus sentimientos e ideas, y se muestran siempre como son….Transparentes”.

RUBÉN GONZÁLEZ (c) 2016

Anuncios