pero-que-capullo-ni-capullo-modified

“Mazarrón Vs. Camposol Vs. Mazarrón”

js-autorJuan Sánchez | Opinión | Política | Mazarrón | Acho, pijo, ya! Pero es que estamos todos lelos o se nos fue la pinza hace demasiado tiempo?. De veras no entiendo nada de nada de lo mucho y más que acontece en el territorio comanche: Mazarrón. O sea, que el municipio está en la puta ruina y en puertas de un desahucio por las indemnizaciones a los miles de afectados por esa macro estafa llamada Camposol, y la peña política se dedica a celebrar que son unos sinvergüenzas sin control… ‘Reunencias’ de lobos con piel de sapitos y sapitas venenosos y venenosas, reunencias de ex alcaldes y alcaldesa desparramando barriga, reunencias de clanes mafiosos, reunencias de mamones agradecidos por la mamandurria sobrera (de sobres, maletines y carteras), reunencias de impresentables políticos y políticas presentado a los medios de intoxicación sus últimas soplapolleces y tal, pascual. Es aquello de “pa lo que me queda en el convento, me cago dentro”, o qué?. O aquello otro de “te lo digo antes que me lo digas”. Incluso aquello de “los cuatro jinetes de la trompeta muda” esturreando boñigas por cada dependencia municipal. Pero pijo!! ¿Es que no queda ni un mínimo de sentido común, o lo que es lo mismo, un mínimo de inteligencia en algún despacho municipal?

cartel_de_calle-de-la-inteligencia_en_madrid

Nos vamos a permitir la licencia popular de tirar de hemeroteca y de memoria municipal. Con ello no pretendemos herir sensibilidad política alguna; en primer lugar porque tal concepto no existe, y en segundo porque nos importan un zurullo de vellón sus opiniones podridas y siempre intervenidas por esa codicia sin mesura ni asomo de ‘ternura consistorial’. Opiniones, hechos y actuaciones que nada tienen que ver con el ejercicio del gobierno local y la responsabilidad que tal cargo apareja. Actuaciones, las suyas, siempre encaminadas al lucro personal disfrazado de fanfarria callejera y suelta de cuatro palomos cojos para celebrar los éxitos propios y el presunto beneficio social. La realidad dista muy mucho de ello, antes bien, toda actuación política en Mazarrón lleva enhebrada la soga para el pueblo y la panza llena para el cargo. De mafias, clanes y otros recovecos del poder, son conceptos paridos en esas tierras de tomates al mando de un pueblo esclavo y ciego, herido de muerte por los reflejos de su propia ignorancia de la realidad. Ignorancia o cobardía, lo mismo da, el resultado es un erial social y unas pocas fortunas, sobradamente conocidas, que han venido utilizando la política para jugar a ser, y de hecho son, señorones y amos de Mazarrón.

08-07-2015.MAZARRON.INVERNADEROS ENTRE PUERTO DE MAZARRON Y MAZARRON
-Invernaderos en Puerto de Mazarrón-

Camposol no es una entelequia, es una realidad que deviene encima de Mazarrón cual locomotora del fin de esos tiempos de vino y rosas siempre en boca de políticos tramposos, pero nunca en el presente del pueblo. Camposol es la mayor vergüenza que señala a Mazarrón como nido de estafadores. Y no vale mirar hacia otro lado. Esa tormenta de mierda se aproxima inexorable en el horizonte cercano y no va a parar hasta hundir definitivamente las esperanzas de Mazarrón. Que nadie se lleve a engaño, la realidad es absolutamente real. Y esa realidad contiene el desencanto y el sumo agravio padecido por miles de familias europeas que vieron morir sus sueños de júbilo y paz en un pueblo español llamado Mazarrón.

Todos y todas son culpables. Los inventores del negociazo de Camposol lo son por la exclusividad del invento y por la estafa alevosa, premeditada y con la nocturnidad y el amparo que otorga un cargo público. El resto, por omisión de acción desde la incompetencia, la estupidez, o aquello otro de tapar la mierda ajena con mierda propia, siempre con algo de calderilla de por medio, claro. Y pasearse por las penas de miles de familias desesperadas y prometer el oro del moro, y la solución eternamente deseada, justo en puertas electorales para luego olvidar que esos miles de personas creyeron una y otra vez en ellos, que remedio les quedaba, su concepto de responsable político dista mil leguas de honestidad del usado en Mazarrón. De pena y de penal, y de perder la llave de la celda…

-Urbanismo de Mazarrón-
-Urbanismo de Mazarrón-

Y decimos todos, pues todos los partidos han pasado de puntillas por la carretera que lleva directamente al palacio de San Esteban cruzando el ‘Gulag’ de Camposol. Desde aquel Psoe artífice del plan maestro allá en los ochenta, hasta los diferentes gobiernos locales del PP y sus díscolos herederos descontrolados, nadie movió una nota del mismo soniquete organillero. Cabritillos dentro y balones fuera, esa fue la solución. La culpa de la empresa promotora MASA, en busca y captura de capital, cierto a medias. Los permisos de obra firmados por técnicos y políticos municipales se los llevó María Sarmiento. Responsables todos, algunos ya jubilados, otros siguen meando y medrando dentro, y nadie tiene los bemoles necesarios para echarles el rigor de la justicia, destaparlos y ajusticiarlos. Los políticos enriquecidos por la trama se jactan de ello, y sacan a pasear sus desvergüenzas de mano de su presunto desconocimiento o los archivos borrados. Mazarrón, un pueblo de ciegos, sordos y mudos y políticos siempre tan lelos… sí, por los cojones!!

Riada en Camposol
Riada en Camposol

Y ahora viene el lobo a comerse el turrón de Mazarrón, y el pueblo habrá de saldar lo que sus políticos robaron. Y el pueblo no dice nada, y pagará religiosamente la caradura de los putos amos y… “Esta es la historia de un sábado de no importa que mes. Y de un hombre sentado al piano de no importa que viejo café… y una voz que le dice: “pareces cansado” y aún no ha salido ni el Sol” Pero qué Capullo, ni Capullo!!

Autor: Juan Sánchez – Texto Bajo Licencia Creative Commons © 24/10/2016

Anuncios