traicion

rubenRubén González | Opinión | Política | Nacional | Me está doliendo una pena y no la puedo parar, y se revuelve en silencio tumba abierta en soledad y quiero hacerla cometa, para poderla volar. Me está ganando ésta pena y la tengo que ceder y busca por ser palabra y es por hacerse entender en voces de mi garganta y la tengo que esconder y en mi garganta quisiera dejar la pena llorar, hacerla surco en el tiempo, hacerla tiempo en la mar, ser con la mar un viento que se la pueda llevar. (P. Andión)

Cierro exhausto mis devaneos políticos, mis  giros ideológicos, mi rebeldía y, hasta mis insurrecciones. Excluyo al socialismo empesebrado de mi mente, y durante un tiempo espero y reclamo libertad. Mañana, quizás vuelva a ser prisionero de mis ideas; pero ahora, solo y tranquilo, sin necesidad de nadie, hastiado de la política y sus voceros, escarmentado y cauteloso de algún susurro conmovedor o el alboroto de los siervos de la “logia fáctica”, quiero tener mi tiempo de reflexión… mi pequeño rincón de libertad.

 Si en un momento determinado se hubieran vuelto para la izquierda en lugar de para la derecha, todos a una, no tendrían el hastío anticipado y el chovinismo en el semblante. Si en cierto instante hubieran dicho sí en lugar de no, o no en lugar de sí, mirándose a la cara y mirando de frente a militantes y votantes. Si en alguna determinada intervención hubiesen tenido a bien decir la verdad sin tapujos ni medias tintas, sin sospechosas dudas ni falta de claridad. Si todos hubiesen reconocido sus errores y que tanto los Barones como el Líder iban como los cangrejos hacia atrás de peor en peor, perdiendo votos si remisión y cada vez más lejos de los objetivos a conseguir. Si todo esto hubiera sido así antes de la negligente confrontación fratricida,  hoy el partido sería otro y sus expectativas diferentes. Pero ahora que lo ocurrido es irreversible y las heridas imposibles de cerrar, lo que nunca fui ni seré es un ‘tarambanilla’ ideológico o un estomago agradecido, y aunque nada les debo y pagué con creces, a pesar de ello, el Partido Socialista y los compañeros con principios me duelen en el alma. Siempre ésta terrible inquietud sin solución, sin unión, sin enjundia ni aportaciones convenidas por mayorías entre todas las corrientes. Siempre, siempre, siempre los mismos repartiendo infames la dañina pócima envenenada. Esta angustia excesiva del alma que me provoca una y otra vez la “casta sibarita del socialismo gourmet”, por nada, la abyecta rabia que inoculan para autodestruirse entre camaradas.

psoe-roto

Con una falta enorme de gente comprometida con la que coexistir, como hay hoy, ¿qué puede un hombre sensible que cree en los valores socialdemócratas, hacer, sino  inventar sus amigos, o cuando menos, sus compañeros de viaje?. Porque creo que el mal uso de los medios empleados en la actualidad política, económica y social, contamina imprudentemente el fin. Más aún cuando se implica la manipulación para violar los derechos fundamentales de los ciudadanos que el Partido, las Instituciones o el Estado en sí representan. Es el triunfo del amansamiento, la abstracción y el fanatismo, conjuración de todo absolutismo político y pilares básicos de la que sufrimos.

El egocentrismo y el culto a la personalidad que derrochan la mayoría de líderes en la actualidad, tan distintos y diplomáticos entre sí, implica la aceptación por parte del pueblo de que estos representan la voluntad de los ciudadanos, de que su poder es omnímodo y de que están más allá del bien y del mal. Pero no exagero si digo que los Partidos  anteponen su supervivencia por encima de idearios, militantes e incluso de algún líder díscolo, el PSOE ha dado una evidente muestra sin el más mínimo tacto y se atrinchera para hacer frente a los inquietantes retos que ya le sobrepasan, sembrando el desasosiego y la incertidumbre en sus votantes. La ilegitima y peligrosa barrabasada provocada para romper y dividir la centenaria organización desde dentro cargándose a un secretario general votado en primarias, haciéndolo un mártir y causa de todos los males para negociar “bajo-manga” la convenida abstención con el PP, es buena prueba de ello, y el “engañabobos andalusí” bendecido por los viejos saurios para lograr la investidura de Rajoy y fijar el manto de la corrupción, una vergonzosa simulación que deja el Partido herido de gravedad.

Es el golpe de gracia hecho permuta infame en el ámbito Nacional, y que en nuestra corrompida Región como en nuestro desprestigiado Mazarrón – fábrica de sueños rotos -, pone en guardia y al acecho a “hienas, lobos y garduñas”, ansiosos de sangre y venganza porque  vislumbran una posibilidad de supervivencia mediante otra traicionera emboscada para lograr hacerse con el poder.”Unos la liebre levantan, y otros la matan”. O lo que es lo mismo, en política como en la vida, unos trabajan y otros gozan los beneficios.

POST SCRIPTUM: “Me está doliendo una pena….y me tengo que callar”.

-RUBÉN GONZÁLEZ- © 2016

-Patxi Andión-

Anuncios