prisao-biblia-1202x580

rubc3a9n4Opinión|Política|Rubén González|Todos los ciudadanos de Mazarrón, en mayor o menor medida, son víctimas del “statu quo” engendrado en los ochenta por el tripartidismo imperante en aquella azarosa época. Cuando los aventureros políticos del momento se encontraron ante varias opciones para elegir una organización al uso, entre las cuales ya habia sido convenido un prudente modelo  predeterminado por los “poderes fácticos” – una elección por defecto – la mayoría de ellos se apresuraron a subirse al carro sin más. Es decir, aprovecharon su oportunidad. Evidente es que la ubicación ideológica les importó poco o nada, qué mas da si para  colmo sus inesistentes valores les han hecho la vida más fácil, ya que una vez en la pomada todos evitaron tomar decisiones de manera activa contra el sistema establecido.

Algunas decisiones y maneras de actuar hoy en día se tornan tremendamente complejas y dejan mucho que desear por la mediocridad intelectual e ideológica de los representantes políticos escogidos para cumplir con el ritual exigido por uno u otro “grupo licencioso”, pero la mayoría siguen aferrados al poder sin ética moral ni vergüenza, asegurándose para ellos un buen plan de jubilación y a sus vástagos un buen seguro de vida que les garantice  grandes beneficios, pero admitámoslo,es una dura tarea para la que no todos valen que requiere sumisión, hacer bien la rosca, delinquir en armonía y aceptar abusos desagradables.

Pero vivir plácidamente en la corte institucional del “Antro de las Bicocas” con la comodidad de no tener que elegir la mayoría de las veces porque alguien poderoso ha decidido ya una opción magnífica para sus intereses y razonablemente soportable por los ciudadanos de a pie, puede tener consecuencias muy importantes en determinadas circunstancias que a la larga perjudican a todo el pueblo injustamente. Así que las empresas inversoras en auge no vienen a Mazarrón por su homologado patrón económico ,y para remate, las pocas que quedan invierten fuera : NOVEDADES AGRICOLAS Y PERICHAN entre otras menos importantes son una prueba fehaciente de ello.¡¡POR ALGO DEBE SER!!

Si algo caracteriza el estructurado “Régimen Clientelar” es su capacidad de recuperación ante los cambios políticos producidos legislatura tras legislatura, manteniendo indemne  el legado impositivo subscrito por toda la “Corte Municipal” para el expolio y los repartos. Perpetuado a sangre y fuego tras la larga travesía de oscurantísmo que supuso la transición política para el pueblo de Mazarrón. Como era en el principio,ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amen. Es por ello que a más de un observador joven y  desprevenido, como a tantos mayores sorprendidos, se les pudo convencer que aquella fué precisamente una brillante etapa histórica en la que se alcanzó la gloria, cuando en realidad proliferaron sociedades oscuras, clanes corruptos y pactos inconfesables.

En cualquier “cártel mafioso” hay una jerarquía establecida y el trato a los individuos es completamente distinto en función de la posición que cada uno ocupa dentro de la organización, aunque ésta se ve favorecida si todos se ayudan entre si y son capaces de sacrificarse por la “causa” en los momentos difíciles. “UTI POSSIDETIS IURE”

Pero aparte de afianzar el “statu quo” prebendario y favorecer el crecimiento espiritual – católico – conservador, en realidad, ¿Cuál era el verdadero fín de estos carpetovetónicos fajadores del progreso y fieles por la paz?. Según trasciende de estudios documentados, hechos probados y versiones contundentes, constituyeron una sociedad secreta y hermética interesada en mantenerse dentro de una “PLUTOCRACIA” mediante acciones coordinadas por el “Gran Sanedrín fáctico”en donde confluyen sus politiqueros tras el conveniente retiro político, que tendiese a combatir partidos e individuos ideológicamente peligrosos y en consecuencia mantener en la “Cueva de las Gangas” su primitiva pureza “Nepotista”. “CUANDO PARECÍA YA IMPOSIBLE, SE VUELVEN A SUPERAR”

POST SCRIPTUM: Cada vez que estéis tentados a sucumbir en la oscuridad de la vieja política, preguntaros si queréis ayudar a cambiar el presente para conquistar el futuro o  seguir siendo “prisioneros del pasado”.

Rubén González.             

Anuncios