"Ponte frente al sol y las sombras quedarán detrás de ti" - Proverbio Mahorí-
“Ponte frente al sol y las sombras quedarán detrás de ti” – Proverbio Mahorí-

Juan 4Juan Sánchez/Opinión/Social

Ya nadie se esconde para decir que las cosas van de puta pena. Nadie se oculta tras una falsa fachada de bonanza para quedar como dios ante los vecinos, ante los envidiosos, ante los anormales que hacen de la vida un perenne escaparate de sus posibles. Bueno, salvo tres o cuatro pelagatos, mamones anacrónicos que añoran la ‘mamanza’ y deambulan extraviados de la realidad, inmersos, aún, en sus diatribas sacapancistas o embutidos en sus pellejos de pendejos culiprietos, por aquello del que dirán o no dirán. La realidad es que nadie dice nada, excepto ¿cómo hemos llegado a esto?…

Esta incipiente ‘sinceridad’ humana ante el desastre que se avecina, está creando una corriente sinérgica que, lejos de sembrar discordia o azuzar el berbajo de la burla, comienza a resultar una heroica revulsión social con claros tintes de revolución desde la base. Desdecirnos tras demasiados años de inercia materialista, conlleva hacer borrón y cuenta nueva para seguir adelante. Reinventar el camino sin el lastre ‘convenido’ de ser unos triunfadores al modo establecido por la corrección política, nos deja una desconocida y virginal libertad de acción que empieza a calar muy hondo en la ciudadanía. Reconocemos lo errado de nuestros pasos con solo hacer balance de esa ingente cantidad de inutilidades, artificios y banales aditamentos tan ‘imprescindibles’ antes, que ahora son meros artilugios superfluos de un lujo fugaz y auto-engañoso. Y es un gran avance.

Quizá éramos merecedores de esta sublime lección. Quizá pedíamos a voz en grito un pescozón existencial y, por nuestros pecados de derroche e inconsciencia, se nos han dado dos tazas de humildad y coherencia vital. Ni el planeta, ni nosotros mismos como especie pre-dominante, podíamos sostener el ritmo de destrucción y rapiña que llevamos durante tantos siglos. Avestruces bocones de puertas hacia afuera, que hacemos aguas personales entre bambalinas de nuestra consciencia. El que la tuviera, claro. La ‘dolce vita’ que ahora nos llama a colación y nos demanda los intereses de aquellos préstamos personales, firmados con la sangre de un planeta  anémico, flaco de moral y solidaridad.

Parece que recobramos, poco a poco, según nos vienen dadas las patadas en los guitos del sentido común, la cordura y la senda que dejamos en la estacada hace demasiados de años. Parece que los ‘escaparates’ empiezan a quedar vacíos de falacias, y las cabecitas locas de esta humanidad retornan al origen de la inteligencia, tras haber visto las orejitas a lobito feroz. Es el gran ‘pecado’ de ignorancia institucionalizado por esa ortopédica calidad de vida, que tan bien ha servido al director del cotarro: el capital y sus migajas para enganchar a la ignorante masa plebeya”.

De todas formas, la ignorancia es un mal pasajero, la estupidez de esas sanguijuelas será para siempre. Ni los nombro, ni jamás hubieron de ser tenidos en consideración. Es en esa palabrería popu-lista donde anida la artimaña utilizada desde siempre para enganchar, engañar, al ciudadano. Su poder está en la envidia que son capaces de inyectar en la ciudadanía. El juego de los trileros planetarios bien publicitado y trasladado al pueblo. Y ya sabemos como acaba ese juego.

Ya va siendo hora que se inviertan los papeles. Va siendo hora que el pueblo, los parias del mundo unidos, la plebe, la masa de borregos esclavos de las falacias de la economía, retomen el verdadero sendero de la esperanza y la libertad. Va siendo hora de dar un triunfal corte de mangas – que no de cuellos, eh – a esos niñatos de las alturas que no dejan de ser cuatro meros hijos de perra sin amansar. Va siendo hora de tomar las riendas de nuestra propia existencia, dejando en la mugre de sus podridas miserias a aquellos que tanto daño han hecho a esta humanidad. Y todos en paz, pues solo la indiferencia será el cadalso para esa peste antisocial y su ‘capital’

 “SI CAMINAS HACIA EL SOL, LAS ‘SOMBRAS’ QUEDARÁN ATRÁS”

Foto: Juan Sánchez (c) 2012 - Bajo Licencia Creative Commons
Foto: Juan Sánchez (c) 2012

Texto e imagen bajo licencia creative commons (c) 2012 –  Juan Sánchez –

“Los Nadies”
Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones,
sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos,
sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata.

-Eduardo Galeano-

Anuncios