ajedrez
rubc3a9n4Rubén González/Opinión.- En concreto, podríamos decir que todos recurren al viejo uso masculino de  ver quién es “el que más alto mea en la pared”, para así dejar constancia de la diferencia o superioridad que existe entre cada uno de los líderes políticos llamados a formar Gobierno en el Pais de la piel de toro y la política picaresca. Pues el caso es que, como no pueden hacerlo hacia arriba sin evitar que les caiga encima o les salpique, en los intentos frustrados y con la que está cayendo, más aún, todos apuntan muy alto hacia el gran muro que los separa y lo único que hacen es cruzar el chorro a su aire por ver quien corta el del otro o alarga un poco más la intensidad del “chorreo”. Un claro ejemplo de “EGOCENTRISMO SUPERLATIVO” que tiene absolutamente hastiados  y cansados a la mayoría de ciudadanos, que precisamente es personificado en todos ellos con sus ruindades y miserias hasta llegar a convertirse en un gran problema que ya aburre hasta las piedras. Con una matización : “Que no son hombres todos los que mean en la pared”.
Estoy convencido, ahora más que nunca, que si en el poco tiempo que les queda para construir sin perjuicios un nexo común escuchando el sentir de la gente, no hacen un gran esfuerzo por cambiar sus conductas y no apartan los enrevesados intereses partidistas que dificultan un acuerdo consecuente, nunca resolverán ese problema y solamente ellos asumirán sus responsabilidades. De momento Sánchez toma cierta distancia emocional con Iglesias y prefiere por momentos alejarse con el ” corazón partío” que seguir tropezando con nuevos desencuentros. Iglesias mientras tanto no dice adios porque sabe que volverá a ver a Rivera y Sánchez, pero desde otra senda menos rutilante, donde espera sufrir menos decepciones y encontrar una solución más acorde con sus pretensiones políticas. De la misma forma Rivera da la bienvenida a la nueva etapa que se abre, donde sin duda se explorarán nuevas posibilidades para convenir con Sánchez, nuevas vivencias que compartir, pero sin grandes aspavientos, con la ponderación que da el tener un sentido de estado invariable y dentro de lo que cabe esperar una vez contaminado “el acuerdo a tres”. No ofrece una mejor versión Rajoy que al estar en el alambre mete potencia a su bomba de impulsión. Le va la marcha. Su experiencia en disputas tan competidas le avalan y es capaz de pedir hasta próroga por si  llegado el momento de la nueva contienda electoral que tanto añora se recupera. De momento exhibe impenitente su gen cansino para reventarlos a todos y conseguir salirse con la suya. Con gran sufrimiento, feroces críticas y enormes escándalos, el Presidente está donde se esperaba. Larga vida al Caudillo Popular.
POST SCRIPTUM: “No olvidemos jamás las acaloradas tertulias de café, hoy en desuso, ni cuando el periodismo de investigación era una profesión decentemente canalla que se desarrollaba arriesgando en la calle o en cualquier garito inseguro y no frente a una pantalla”.
RUBEN GONZALEZ
Anuncios